El Luis Enrique más "cruyffista"

El 3-4-3 del Barça, un sistema que arropa a los "jugones"

Los jugones del Barça disfrutan con el 3-4-3
20/03/2017

Ha tenido que ser en su último año como entrenador del FC Bacelona cuando Luis Enrique se acercara, más que nunca, a Johan Cruyff. Lo hace el asturiano apostando por un 3-4-3 puro que busca arropar a los "jugones" a pesar de pagarlo en defensa

Decía Johan Cruyff cuando entrenaba al FC Barcelona que su objetivo era que su equipo anotase un gol más que el rival. Así trataba el holandés de esquivar los ataques y preguntar sobre su fútbol ofensivo, que rompía moldes y era un cambio de conceptos a los que muchos tradicionales no se acababan de acostumbrar (ni parecen haberlo hecho todavía).

El culmen de Johan y su "Dream Team" llegó con el famosísimo 3-4-3 que nadie se atrevió a repetir nunca en Can Barça (a pesar de un intento esporádico de Reixach) hasta el tercer año de Pep Guardiola en el banquillo. Sin embargo, no ha sido hasta que anunciase su decisión de salir del club cuando Luis Enrique se acercase más que nadie el "flaco". Pues la nueva apuesta táctica del asturiano, arriesgada pero que parece estar triunfando en su equipo dado que sólo conoce la victoria con ella, es la que más iguala (más que la de Pep) a la revolución de Cruyff.

Salen los azulgranas con tres centrales (dos marcadores y un líbero como son Umtiti, Mascherano y Piqué, respectivamente) y sin ningún lateral o carrilero incrustado en el centro del campo. Un equipo que apuesta claramente por reforzar el centro del campo y añadir un futbolista de ataque más, en este caso Rafinha, a la intocable MSN. Todo ello hace que el fútbol ofensivo y por ende los "jugones" blaugranas salgan claramente beneficiados.

Andrés Iniesta, como punto de unión

Sale beneficiado Andrés Iniesta, que no tiene tanto trabajo que hacer en el centro, está más cerca de Messi para conectar con él y también está mucho más cerca de Neymar. Con ello el de Fuentealbilla vuelve a jugar un papel clave en el equipo, sigue siendo ese hombre que hace de puente entre lo mortal y lo divino, tal y como se pudo ver frente al Valencia CF.

Pero si el ataque mejora y crece con este concepto, la defensa sufre. Lo dijo Umtiti, lo corroboró Mascherano y lo acabó destacando Piqué. Sería imposible compensarlo, por otra parte, aunque con el paso de partidos de buen seguro que la zaga no sufrirá tanto. Y también deben tener clara una cosa: el fútbol consiste en meter un gol más que tu rival. Y eso da igual que se de con un uno cero o un cinco cuatro. Por algo son los discípulos de Johan.