ADURIZ, EN EL OJO DEL HURACÁN

Aduriz, "enemigo público" en el Camp Nou tras agredir a Umtiti

Aritz Aduriz, lamentando una ocasión errada con el Athletic
11/01/2017

El ariete vasco del Athletic de Bilbao, Aritz Aduriz, no será nada bienvenido a partir de ahora en el Camp Nou tras la agresión que llevó a cabo contra Samuel Umtiti en San Mamés. El delantero soltó un puñetazo contra el cuello del francés

Aritz Aduriz no tendrá unos recibimientos demasiado alegres cuando visite a partir de ahora el Camp Nou, como por ejemplo este miércoles en el partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey 2016-17 frente al FC Barcelona.

El delantero vasco agredió de manera sorprendente a Samuel Umtiti durante el partido de ida de la eliminatoria, en San Mamés, al propiciarle un puñetazo directo al cuello que provocó un gran susto entre los jugadores del FC Barcelona, al ver cómo el portentoso defensor francés apenas pudo respirar durante unos minutos sobre el césped de San Mamés.

La acción de Aduriz fue tan fea y vergonzosa, al soltar el inesperado manotazo a Samuel Umtiti cuando pugnaba por ganar un balón aéreo, que la afición del FC Barcelona ya le habría "cruzado" de cara a los próximos enfrentamientos entre ambos equipos.

El golpe de Aduriz puede que no fuera muy fuerte, pero su mala intención y -sobre todo- la sorpresa con la que lo llevó a cabo provocó que Samuel Umtiti necesitara la ayuda de las asistencias sanitarias para recuperarse.

Samuel Umtiti pidió explicaciones a Aduriz

Le costó reponerse, pero cuando el francés se recuperó quiso entrar como una exhalación al terreno de juego. Lo primero que hizo, ya en el interior del campo, fue correr a reprochar la acción a un Aduriz que intentó tenderle la mano como si no hubiese pasado nada y fuesen tan amigos.

A Umtiti, enemigo de la hipocresía, no le gustó el gesto y siguió increpando a un Aduriz que hasta se encaró con él. Al final, Fernández Borbalán cortó la polémica mostrando la tarjeta amarilla a cada uno, a pesar de que ni él ni sus asistentes se enteraron absolutamente de nada cuando el jugador vasco agredió al futbolista francés del conjunto azulgrana. Un cúmulo de despropósitos, en definitiva.