PARA PALIAR EL PAGO DE COUTINHO

El estado de las negociaciones por los transferibles del Barça

Arda Turan y Mascherano, celebrando un gol
12/01/2018

El FC Barcelona pretende traspasar a varios de sus futbolistas para aligerar la presencia de jugadores en la plantilla y la masa salarial del club. Los objetivos del club azulgrana son sacar el máximo rendimiento económico de sus ventas

El FC Barcelona desea llevar a cabo diversos movimientos durante el mercado de fichajes de invierno, con la voluntad de seguir mejorando la plantilla sin romper el equilibrio existente en el grupo bajo el mando de Ernesto Valverde, que está llevando al equipo a cosechar muy buenos resultados en todas las competiciones disputadas hasta el momento. La operación salida será determinante para paliar los gastos de las llegadas de Philippe Coutinho o de Yerry Mina.

El estado de las negociaciones por los transferibles del Barça

Arda Turan

El centrocampista turco no entra en los planes de Ernesto Valverde y es la máxima prioridad a la hora de darle salida. Su ficha de cinco millones de euros necesita ser aligerada por el FC Barcelona. El fichaje del turco por el Basaksehir Istambul parece muy avanzado, algo que supondría un descanso para la cúpula del club.

Aleix Vidal

Ernesto Valverde está contando con él durante las últimas semanas, pero el club tiene claro que facilitará su salida si llega una oferta interesante. Hasta ahora, el Nápoles y el Sevilla son los dos equipos con más posibilidades de incorporar al carrilero de Puigpelat.

Rafinha

La grave lesión que sufrió no le ha permitido tener continuidad en la plantilla de Ernesto Valverde. La acumulación de jugadores en el centro del campo, hace que el hispanobrasileño esté en la rampa de salida. El club pretende obtener de 25 a 40 millones de euros por su traspaso, ya que el club considera que todavía tiene cartel en Europa.

Deulofeu

Gerard Deulofeu contaba para Ernesto Valverde al principio de temporada, sobre todo después de la marcha de Neymar y la lesión de Ousmane Dembélé. Sin embargo, su rendimiento ha sido muy irregular y ha ido perdiendo peso en el equipo, por lo que el FC Barcelona facilitaría su salida a cualquier equipo que esté dispuesto a pagar los 20 millones de euros de su cláusula de rescisión. El Nápoles podría llevarselo por 18 millones fijos y dos en variables.