MESSI AGARRÓ AL ÁRBITRO, SKOMINA

La curiosa amarilla a Messi por pedir, precisamente, amarilla

Leo Messi, recibiendo una amarilla por pedir tarjeta amarilla
12/09/2017

El colegiado del FC Barcelona-Juventus de este martes en Champions League, Skomina, mostró a Leo Messi la cartulina amarilla por pedirle que mostrara la cartulina amarilla a un jugador contrario y, también, por agarrarle ligeramente para hacerlo

El astro argentino del FC Barcelona, Leo Messi, recibió este martes una sorprendente tarjeta amarilla en el Camp Nou. El rosarino entendió que una dura falta cometida por Miralem Pjanic en el centro del campo era merecedora de tarjeta amarilla, y para transmitírselo al colegiado Damir Skomina no dudó en agarrarle ligeramente del cuello y pedirle la amonestación.

Sin embargo, la decisión de Skomina fue amonestarle a él, seguramente por el hecho de que hubiera contacto físico entre ambos, algo que los árbitros siempre han censurado de manera flagrante. Prueba de ello fue la sanción que le cayó a Cristiano Ronaldo por el empujón a De Burgos Bengoetxea en la ida de la Supercopa de España entre FC Barcelona y Real Madrid.

En cualquier caso, cabe tener claro que se trata de dos situaciones completamente diferentes, y que Leo Messi ni mucho menos agredió al árbitro del Barça-Juventus, sino que simplemente le agarró para que éste centrase su atención en él y le escuchara cuando le pedía la amarilla para Pjanic.

Y vaya si le escuchó, aunque al final la cartulina amarilla se la acabó llevando 'La Pulga'. En definitiva, se trató de una anécdota aislada que no fue a más, dado que el FC Barcelona consiguió ganar con solvencia en el Camp Nou a la Juventus de Turín, y Leo Messi no sólo pudo terminar el partido sino que además se erigió como el gran protagonista al anotar un 'doblete' que le sirve al Barça para liderar ya su grupo en Champions League.

La amarilla de Messi, intrascendente

La amarilla de Messi sí podría traerle problemas en el caso de recibir algunas más en los próximos partidos que jugará en la fase de grupos contra Sporting de Lisboa y Olympiakos. Eso sí, cabe recalcar que Messi no es un futbolista que suela recibir muchas amonestaciones, por lo que no hay motivos para la preocupación, ni mucho menos, en el barcelonismo.