MASCHERANO, NI UNA SOLA PROTESTA

Mascherano, todo un ejemplo en el vestuario del Barcelona

Mascherano, todo un ejemplo en el vestuario del Barcelona
19/09/2017

El defensor argentino del FC Barcelona, Javier Mascherano, tan sólo ha jugado dos de los siete partidos oficiales disputados por el Barça esta temporada 2017-18, pero trabaja como el que más en los entrenamientos y no ha protestado ni una vez

A día de hoy, no es ningún secreto que esta temporada 2017-18 está siendo en la que menos participación está teniendo Javier Mascherano desde que aterrizó en el club en verano de 2010. El 'Jefecito' ha encadenado cuatro partidos sin jugar antes del duelo de este martes contra el Eibar, y de los siete compromisos disputados antes de recibir a los vascos tan sólo ha jugado dos de ellos.

Ernesto Valverde está contando en casi todos los partidos con la línea defensiva formada por Samuel Umtiti y Gerard Piqué, hoy por hoy dos de los mejores centrales del mundo y de las parejas con mejor sintonía del fútbol internacional.

Mascherano quiere jugar, como es natural, pero posee la experiencia y madurez suficiente como para saber que, para resolver su situación, la única manera que existe es trabajar al máximo en las sesiones de entrenamiento. Y así lo estaría haciendo según dice la prensa catalana, realizando su particular revolución 'a la japonesa' para así volver a entrar en los planes de Ernesto Valverde.

No ha elevado la voz en ningún momento para protestar en el vestuario del FC Barcelona, lo que sin lugar a dudas es elogiable para un futbolista que hasta ahora había sido de los jugadores que más incidencia en el juego había tenido a lo largo de las últimas temporadas.

Mascherano sólo piensa en seguir trabajando

Pero Mascherano es un ejemplo a seguir, y prueba de ello es que, según 'MD', personas cercanas a él han asegurado que está entrenándose al máximo nivel para así poder tener oportunidades a lo largo de la presente campaña 2017-18. De momento, se prevé que esta semana disfrute de minutos al medirse el Barça contra equipos en teoría asequibles. El nivel y la implicación de Mascherano continúan siendo excelsos.