AL-KHELAÏFI, DESCONTENTO

La 'rajada' del jeque del Paris Saint-Germain con su equipo

Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, en una imagen de archivo
06/12/2017

A Nasser Al-Khelaïfi, presidente del Paris Saint-Germain, no le gustó nada la actitud de su equipo en el partido de la última jornada de la fase de grupos de la Champions League en el que los parisinos cayeron por 3-1 ante el Bayern de Múnich

El Paris Saint-Germain volvió a perder por segundo partido consecutivo. Tras hacerlo el pasado fin de semana contra el modesto Estrasburgo en la Ligue 1 francesa, el Bayern de Múnich fue su verdugo en la Champions League. El equipo alemán se mantuvo superior a los parisinos en la mayor parte del partido. Sólo Mbappé se salvó de la quema.

"Estoy muy decepcionado con el resultado y con el juego del PSG en Múnich"

Nasser Al-Khelaïfi, presidente del Paris Saint-Germain, fue una de las voces más críticas con la derrota del equipo parisino en Alemania."No jugamos. Estoy muy decepcionado con el resultado, con la calidad del juego, especialmente en el primer período. Después mejoramos, pero no lo suficiente para lograr la victoria", dijo, sobre el partido de Champions League del pasado martes.

Al Khelaïfi también reconoció que el Bayern de Múnich es un equipo muy potente, pero no cree que ese circunstancia fuese una excusa debido al potencial del PSG. "Fue un gran partido, jugamos contra un gran Bayern, un gran equipo de Europa, no es un club pequeño. Pero nosotros tenemos grandes jugadores, no venimos aquí para llevarnos un 3-1", comentó.

Se mostró optimista

Pese a la derrota, Nasser Al-Khelaïfi se mostró confiado con el rendimiento del equipo de aquí hasta final de temporada. "Soy optimista para el futuro, pero no dimos todo lo que podíamos en este partido. Nos sirve de lección a todos. Terminamos primero, sí, pero debemos prepararnos bien para los octavos", comentó el dirigente de la entidad parisina.

La trayectoria del Paris Saint-Germain hasta hace una semana era impoluta. El equipo francés no había perdido ni un solo partido. Sin embargo, las dos derrotas consecutivas han hecho saltar las alarmas del actual líder de la Ligue 1.