CON LA MISMA EXCUSA QUE EL BARÇA

El Real Madrid también dio plantón a la FIFA en 2011

Cristiano Ronaldo y José Mourinho, en una imagen de archivo
09/01/2017

Pese a las críticas que está recibiendo el FC Barcelona por no llevar a sus jugadores a la gala del FIFA The Best, la realidad es que el Real Madrid hizo lo mismo con el Balón de Oro 2011, dejando a Cristiano y Mourinho en la capital

No son pocas las críticas que está recibiendo el FC Barcelona, y en especial Messi, al haber tomado la decisión de no acudir a la gala de entrega del FIFA The Best este lunes en Zúrich, con el objetivo de disponer así de más tiempo y descanso para preparar el complicado partido de vuelta de octavos de final de Copa del Rey 2016-17 contra el Athletic de Bilbao.

Incluso desde algunos medios catalanes se ha criticado la decisión del Barça, pero cabe no olvidar que el Real Madrid también hizo lo mismo en la gala del Balón de Oro 2011, dejando a Cristiano Ronaldo y a su entonces entrenador, José Mourinho, en la capital española para así poder preparar mejor un partido frente al Málaga.

"El Real Madrid ha comunicado a la FIFA que, lamentablemente, su entrenador y jugadores que están nominados en diversas categorías no podrán asistir a la ceremonia del Balón de Oro de la FIFA del próximo lunes 9 de enero en Zúrich. La plantilla está viajando ese día a Málaga para la disputa del partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey del día siguiente", fue el comunicado emitido por el Real Madrid.

El Barça, con la misma justificación que el Real Madrid

En este sentido, el FC Barcelona se ha puesto a la misma altura que el Real Madrid este lunes al dejar a sus jugadores nominados en Barcelona, pero eso no quiere decir que fuentes del entorno del Real Madrid tengan licencia para criticarlo. De lo contrario, serán hipócritas.

El Barça, además, sí es cierto que necesita preparar lo mejor posible la vuelta de octavos de Copa del Rey contra el Athletic, teniendo en cuenta que está obligado a ganar en el Camp Nou para pasar de ronda. Las últimas sensaciones del equipo, además, no son buenas.