'BUSI' SUFRE FÍSICAMENTE

Salvaguardar a Busquets, misión necesaria para Valverde

Iñaki Williams, intentando robar un balón a Sergio Busquets
18/06/2017

El centrocampista azulgrana se siente más liberado de la faena defensiva cuando juega con la selección. ¿Puede ser una solución factible repoblar la medular? Está claro que 'Busi' necesita gente al lado que hagan el trabajo sucio

Sergio Busquets es, posiblemente, la viva encarnación de una estrella que vive alejada de los focos, olvidada en los galardones individuales y ninguneada por los teóricamente entendidos del mundo del fútbol. En una sociedad donde priman los highlights, pocos son capaces de apreciar las virtudes de 'Busi', excelso en la colocación sobre el césped, único en apagar fuegos.

Muchos le llaman el 'bombero' del Barça. Otros prefieren apodarle 'el pulpo'. Y no es para menos. Ya sea porque está en todos lados o porque parece llegar a todas partes con sus tentáculos, Busquets se ha convertido en una pieza básica para el equipo azulgrana. Sin él parece que el equipo se rompe y no encuentra el equilibrio. 

Por eso es muy importante que Valverde dosifique al de Badia. Y eso no significa sólo sentarle en el banquillo más a menudo, sino dotarle de jugadores que se sacrifiquen más defensivamente para que no llegue asfixiado al último tramo del curso, algo que ha ocurrido en las dos últimas temporadas. El esfuerzo que tiene que realizar le acaba pasando factura. 

Es evidente que con la actual planificación y estructura de la plantilla cuesta encontrar a dos jugadores que puedan ayudarle en esa tarea. Quizás la pareja Rakitic-Roberto mantendría el juego asociativo y permitiría añadir ese trabajo de presión y sacrificio.  O quizás el Barça debe acometer el fichaje de un centrocampista físico, como en su día lo fueron Keita o Touré Yaya. 

El mejor reflejo de lo que hemos explicado ocurre en la selección española, donde Busquets va más desahogado porque tiene al lado a Koke, un pulmón en la medular. Y eso le permite explotar mucho más sus virtudes técnicas como la verticalidad. 

Muchos profesionales le elogian

Jurgen Klopp afirmaba hace unos meses que a pesar de no ser excesivamente veterano muestra una madurez excepcional: "Busquets tiene sólo 28 años, ¿no? ¡Qué jugador! Y parece que lleva jugando 16 años en esa posición...".

Roque Mesa, jugador de la UD Las Palmas, declaraba recientemente que es una de sus referencias futbolísticas: "Me gustaría aprender algo de él, de su forma de ver el fútbol, de entenderlo. Me gustaría jugar a su lado".

Aunque fue seguramente el elogio de Vicente del Bosque hace unos años el que quedará en la memoria de todos: "Si tuviera que reencarnarme en un jugador ahora me pediría ser Busquets. Es un chico impoluto tácticamente, lee el fútbol a una velocidad que otros no pueden. Tenerle en la selección es un privilegio", espetó por aquel entonces el seleccionador de España.

Indiscutible en el FC Barcelona

Guardiola fue quién le hizo subir al primer equipo en aquel partido que el Barça empató en casa en el Camp Nou ante el Racing de Santander (año 2008). Era arriesgado, porque el equipo venía de perder en Soria ante el Numancia. Pero 'Busi' demostró su personalidad y cuajó un buen partido -que no se vio recompensado con los tres puntos-. Desde entonces, es un indiscutible. Ya van 9 años en la élite. 

Con Pep, con Tito, con el Tata y con Luis Enrique. Busquets ha sido fundamental para todos los entrenadores y temporada tras temporada ha acabado en el Top 5 de jugadores que más minutos han disputado (normalmente por debajo del portero, Messi, Piqué y algún otro). 

Tiene mucha carrera por delante y la motivación suficiente para seguir llevando la batuta prácticamente desde los inicios de cada jugada hasta que se culminan. Su labor es encomiable y, desgraciadamente, poco valorada. Salvaguardemos al soldado Busi.