DATO HISTÓRICO CONTRA EL VALENCIA

Arthur sigue acercándose a Xavi Hernández y ya se ha marcado un nuevo objetivo

Arthur en un partido con el FC Barcelona
08/10/2018

No son pocos los que han destacado las similitudes en su juego, y lo cierto es que Arthur sigue acercándose a Xavi Hernández. El brasileño cuajó en el Valencia-Barça un registro de pases muy parecido al del catalán, aunque hay un aspecto que sigue esforzándose en mejorar

La reacción se quedó corta en Mestalla, pero contra el Valencia, uno de los mejores equipos de LaLiga, el FC Barcelona volvió a dejar buenas sensaciones. Le faltó, cierto es, la pegada que tuvo contra el Tottenham, pero volvió a dominar el juego y a reducir los peligros de los contrataques rivales a base de posesión y atención defensiva.

Una de las claves para este renovado equilibrio es la participación de Arthur, que parece ser la pieza maestra para dar estabilidad al 4-3-3. El de Goiania pierde muy pocos balones y ajusta muy bien su posición sobre el terreno de juego, lo que permite potenciar el estilo ofensivo de los catalanes logrando además reducir los riesgos en la retaguardia.

Uno de sus puntos fuertes es la fiabilidad en el pase, una de las características que comparte y que le acercan a Xavi Hernández. Ambos son centrocampistas de corte muy similar, y el brasileño ha repetido en varias ocasiones que el de Terrassa es un espejo en el que mirarse, una meta a la que aspirar dados los éxitos colectivos e individuales que ha alcanzado a lo largo de su histórica carrera.

Este fin de semana, el joven se convirtió en el jugador visitante con más pases intentados en un partido de LaLiga, 142, desde 2012, cuando el propio Xavi elevó el listón hasta 148. Lo logró además, superando en aciertos a sus compañeros, ya que con 134 (94% de efectividad), estuvo por encima de los 117 envíos de Sergio Busquets y los 116 de Ivan Rakitic que acabaron llegando a su destinatario.

El atrevimiento, asignatura pendiente de Arthur

A pesar de todo, hay un objetivo que Arthur ya se ha marcado en el Barça, uno que podría convertirle en un futbolista mucho más completo. Aunque prefiere apostar por la firmeza y la seguridad en sus primeros meses en la Ciudad Condal, con el paso de los meses y a base de acumular encuentros, debe arriesgar más en los metros finales.

Tite le definió hace unas semanas como un articulador de juego, aquel que encuentra los cracks que marcan la diferencia cerca del área. Sin embargo, además de surtir de balones a Leo Messi y a Philippe Coutinho, los dos que más intentaron acelerar la ofensiva culé en Mestalla, el recién llegado debe ser capaz de encontrar los huecos en las defensas rivales, para suponer una amenaza más aportando goles y asistencias. Si también lo consigue, crecerán sus virtudes, y podrá tener mucho más impacto en la dirección del equipo. Tiene mucho margen de mejora.