LOS DE GUARDIOLA, EN RACHA

Así resuelve el Manchester City las Copas: 7-0 al Rotherham, ¡y 9-0 al Burton!

Phil Foden y Gabriel Jesus celebran una victoria del Manchester City
10/01/2019

Ha tenido algunos problemas esta temporada, pero el Manchester City de Pep Guardiola está en racha. Tras agarrarse a la Premier League contra el Liverpool (2-1), aplastó al Rotherham en la FA Cup (7-0) e hizo lo mismo con el Burton en la Carabao Cup (9-0)

Advertía Pep Guardiola no hace demasiado que enero iba a ser un mes exigente para el Manchester City, que debía afrontar muchos partidos en apenas unos días. Pero ni siquiera el cansancio ha frenado al conjunto inglés, que ha pasado por algunos baches esta temporada pero ha entrado en una racha tremenda. Lleva cuatro victorias consecutivas con 21 goles a favor y apenas dos en contra.

Las lesiones que desde hace meses incomodan a los 'sky blues' han empezado a desaparecer, y eso se ha notado en un equipo que no pierde calidad ni siquiera con las rotaciones, y si no que se lo digan al Burton Albion. Los hombres de Nigel Clough estaban escribiendo un cuento llegando desde Tercera División y plantándose en las semifinales de la Carabao Cup, pero en el Etihad Stadium se tornó en pesadilla con un implacable 9-0.

Kevin De Bruyne estrenó el marcador y los visitantes tuvieron una ocasión para el empate, pero eso fue todo en un enfrentamiento que acabó con maremoto local. Gabriel Jesus se apuntó un 'póker', y a su fiesta se apuntaron Oleksandr Zinchenko, Phil Foden, Kyle Walker y Riyad Mahrez. Y lo peor no es que pudieran caer más, sino que todavía queda el partido de vuelta.

Pero antes de este miércoles, el domingo las penas fueron para el Rotherham, que del mismo escenario se llevó un 7-0 en la FA CUP. Esta vez era un Segunda pero tampoco se hicieron prisioneros, en un duelo que abrió Raheem Sterling y completaron de nuevo Phil Foden, Semi Ajayi en propia meta, Gabriel Jesus, Riyad Mahrez, Nico Otamendi y Leroy Sané.

Al City le sienta bien el impulso de la Premier

Y si se sigue retrocediendo, se puede comprobar que lo del City no se debe sólo a la distancia sideral entre categorías, sino que viene de un impulso que le sirvió para agarrarse a la Premier League. Tras ganar el 30 de diciembre al Southampton, los 'citizens' redujeron la ventaja de siete puntos que parecía definitiva a cuatro con el líder, un Liverpool que también cayó en el Etihad aunque en su caso por 2-1.

Esta es la prueba de que a los de Guardiola no se les puede dar por perdidos, y eso que ni siquiera aparecen en los nombres destacados de la Champions. Una fase de grupos irregular en la que han quedado primeros les ha enviado a octavos de final contra el Schalke, pero cualquier aspirante haría mal en confiarse frente a una escuadra que está entre las mejores del planeta. Y lo está demostrando.