PENDIENTE DE LA CANTERA DE BRASIL

El Barça habría renunciado a Paulinho Sampaio para apostar por Rodrygo Goes

Rodrygo Goes en un partido del Santos
16/05/2018

En los últimos meses han surgido varias informaciones sobre el interés del FC Barcelona en las jóvenes promesas brasileñas, pero el club habría empezado a seleccionar objetivos. La renuncia a Paulinho Sampaio tendría que ver con la apuesta por Rodrygo Goes

Además de tener los ojos puestos en sus propias categorías inferiores, el FC Barcelona esta pendiente de las jóvenes promesas del panorama mundial, y entre las más destacadas ha centrado su punto de mira en Holanda y Brasil. En Sudamérica, los catalanes han encontrado a varios proyectos para reforzar su ataque a largo plazo, aunque habrían empezado a seleccionar.

Está claro que el conjunto azulgrana tiene mucho interés en las perlas de la 'seleçao', pero también que no las puede captar a todas. Recientemente ha apostado por Arthur para apuntalar el centro del campo, pero más allá de los cupos para jugadores extracomunitarios, hay varias cuestiones a tener en cuenta.

Una de ellas se puso de manifiesto, según la prensa catalana, en la selección de varios futbolistas de la generación Sub18. Descartado un Vinicius al que acabó bloqueando el Real Madrid por una millonada, los culés se fijaron en Paulinho Sampaio, pero la carrera la acabó ganando el Bayer Leverkusen por cerca de 20 millones de euros.

Esto no respondería a una negociación fallida, sino a que el Barça ha afinado sus criterios y ha preferido apostar por Rodrygo Goes, otro prodigioso canterano del Santos. La intención no es otra que atar su fichaje, dejarle madurando algunas temporadas y preparar un salto a Europa en las mejores condiciones posibles, para facilitar el camino de otro futbolista al que, como Neymar, se ven cualidades de estrella mundial.

El Barça prefiere un vestuario equilibrado

En un mercado tan inflado como el actual, elegir bien los objetivos se está convirtiendo en indispensable, además de que el Barça prefiere guardar cierto equilibrio en el vestuario. Comprar compulsivamente en Brasil sería perjudicial, porque precisamente ha sido una plantilla balanceada la que le ha servido para continuar con la racha de éxitos.

No son pocos los que han confirmado que en la caseta del Camp Nou hay un ambiente impecable, y tanto los que permanecen como los que se van hablan maravillas de lo vivido. Un claro ejemplo es el propio Neymar, al que sus ex compañeros apoyan a pesar de no compartir su interés en jugar en el PSG, y con el que todavía guardan grandes relaciones.