YA LO INTENTARON CON EL PALMEIRAS

El Borussia Dortmund volverá a la carga para llevarse a Yerry Mina

Yerry Mina en un partido con el FC Barcelona
13/06/2018

El FC Barcelona ha dejado el futuro de Yerry Mina aparcado hasta que acabe el Mundial, pero ya hay varios pretendientes que sondean la posibilidad de llevarse al colombiano. El Borussia Dortmund, que ya le quería hace meses, podría apostar por su fichaje

Mientras acaba de perfilar su planificación para el eje de la zaga, el FC Barcelona ha dejado algunas operaciones paradas. Tras renovar a Gerard Piqué y Samuel Umtiti, los catalanes habrían atado a Clément Lenglet, y están a la espera de decidir por Thomas Vermaelen y Yerry Mina. El colombiano está generando mucho interés.

Tras sus pocas oportunidades en sus primeros meses en la Ciudad Condal, todo apuntaba a una salida para el de Guachené, que podía marcharse cedido para completar su formación en Europa. La exigencia táctica del fútbol del viejo continente le ha pasado factura, y esta se contemplaba como una gran opción para ambas partes. Sin embargo, ha quedado en espera con el Mundial.

El hecho de que el 'cafetero' sea un fijo con su selección ha cambiado los planes, porque jugar le vendrá bien y así acumulará alternativas para valorar en unas semanas. Además de algunos conjuntos de la Premier League que ya han llamado a su puerta, el Borussia Dortmund podría volver a la carga después de haberlo intentado en el pasado mercado de invierno.

La apuesta de los alemanes era muy seria, ya que pusieron sobre la mesa 25 millones de euros para llevárselo del Palmeiras. Entonces, el precontrato del Barça frenó su iniciativa, aunque ahora podrían volverlo a intentar. Todavía no se han producido contactos entre ambas entidades, por lo que no se sabe si la voluntad sería aspirar a un préstamo o un traspaso.

El Barça tira de paciencia con Yerry Mina

La postura del Barça frente al interés generado por Yerry Mina es de paciencia, porque consideran que todo lo que sea jugar va a beneficiar al futbolista. A sus 23 años, el zaguero tiene mucho margen de mejora, por lo que sea en el Camp Nou o lejos de él, todo influirá para bien en su trayectoria. No hay temor a que se quede por el camino.

Además, los culés saben que tienen la sarten por el mango, porque su contrato es largo (hasta 2023) y su cláusula de rescisión de 100 millones de euros. En caso de que la decisión final fuera una venta, no se descarta para nada que haya una opción de compra incorporada, para tener su futuro atado durante varios años más.