Quique Setién, Bartomeu y Abidal, de izquierda a derecha

EL NAPOLI ACECHA EN EL HORIZONTE

La UEFA Champions League, objetivo prioritario para el FC Barcelona

Publicación:11/02/2020 - 13:19h

Actualización:11/02/2020 - 13:23h

El FC Barcelona espera que esta 'mini-pretemporada' de 15 días le sirva para mejorar el rendimiento y ganar confianza de cara a la competición que verdaderamente importa: la Champions League

Ver calendario del FC Barcelona

Esta temporada el conjunto blaugrana partía con un título prioritario por encima del resto: La Liga de Campeones. La máxima competición de clubs del viejo continente es el sueño de cualquier participante en el torneo cuando da comienzo el curso. Este trofeo marca la campaña que realice la escuadra culé, y pese a que se conquisten otros entorchados como LaLiga Santander, la afición ansía cosechar la sexta orejona para las vitrinas del Camp Nou.

Roma y Liverpool dos recuerdos que no se deben repetir

En las últimas dos temporadas, el FC Barcelona parecía que iba con pie firme por el camino de la victoria de la UEFA Champions League. Dos partidos de ida ante Roma y Liverpool que invitaban al optimismo de cara a conseguir la siguiente fase en las ediciones de 2017 y 2018, y dos enfrentamientos de vuelta a domicilio, que se convirtieron en una pesadilla para toda la parroquia culé. Dos despropósitos históricos, que han hecho que el conjunto blaugrana llegue a este curso en la Champions League sin margen de error, y sin poder volver a caer en otra pájara como la vivida en dos años consecutivos.

En esta ocasión, la fase de grupos acabó de la mejor manera posible, con los del ‘Txingurri’ Valverde en aquel tiempo como primeros de grupos, deparando el sorteo posterior un enfrentamiento en octavos de finamente un Nápoles venido a menos esta campaña. Si todo va por el guion previsto en esta llave, el FC Barcelona debe llegar de manera holgada a los cuartos de final, como así apuntan las cuotas de los octavos de final de la Champions League.

Quique Setién busca reflotar el navío culé encallado

De manera incomprensible y en contra de la estabilidad del club y de los deseos de la mayor parte de la plantilla, la directiva blaugrana decidió cesar a Ernesto Valverde a mitad de temporada, con el equipo líder en la competición doméstica y vivo en todas las competiciones. 

Después de peinar el mercado y tras la negativa de numerosos técnicos, Quique Setién fue el elegido para comandar el proyecto blaugrana. Sin duda, un entrenador que encaja a la perfección con el ADN Barça, pero que suscita alguna duda a la hora de manejar un vestuario como el de uno de los máximos favoritos a conquistar la Champions League esta temporada.

El Nápoles es la primera parada para el técnico cántabro y sus pupilos. Una plantilla lastrada por las lesiones y con falta de un nueve puro, después de la lesión de larga duración de Luis Suárez. Setién debe ingeniárselas para inculcar en su plantilla su filosofía lo antes posible, sin que se note la baja de piezas claves como el uruguayo. El objetivo está claro, y de no llevarlo a término surgirían voces críticas con todos los estamentos de la entidad de la ciudad condal.

Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído