CRISTIANO, SU BESTIA NEGRA

Cristiano Ronaldo apunta a la Champions y al Atlético de Madrid

Cristiano Ronaldo celebra un gol con la Juventus
19/02/2019

El Juventus-Atlético de Madrid es el partidazo de estos octavos de Champions. La Juve es favorita y contará con la ventaja de tener a Cristiano, que es una de las grandes bestias negras de los colchoneros. El portugués le ha marcado 22 goles en su carrera

La Juventus de Turín y el Atlético de Madrid disputarán la eliminatoria estrella de estos octavos de final de la Champions League. Por su plantillón y por su momento de forma, los italianos son favoritos ante un cuadro rojiblanco que, a pesar de haber recuperado la segunda plaza en LaLiga Santander, no están dejando buenas sensaciones en cuanto a su juego.

Además, los juventinos contarán con una de las grandes bestias negras del Atlético en su historia: Cristiano Ronaldo. El portugués convirtió a los rojiblancos en uno de sus rivales favoritos durante todas su etapa en el Real Madrid. El delantero le ha marcado 22 tantos en 31 partidos a los colchoneros.

Unos números que dan miedo y que deberían preocuparle mucho a Simeone y a los suyos. El Atlético tendrá que estar especialmente atento al luso, que en Champions League se convierte en un auténtico depredador en cuanto comienzan las eliminatorias. Godín y Giménez deberán estar concentrados para marcar de cerca a Cristiano en cuanto se acerque a la portería de Oblak.

El último recuerdo que los colchoneros tienen de Cristiano en Champions no es demasiado satisfactorio para sus intereses. En el 2017, el Real Madrid pasó por encima de los de Simeone en el Bernabéu en las semifinales y dejó la eliminatoria casi sentenciada con un contundente 3-0. El '7' fue el autor de los tres goles de su equipo en un partido para el recuerdo.

Cristiano también fue decisivo en otros partidos contra el Atlético

En Liga le ha marcado muchos goles, pero en Europa Cristiano también fue decisivo contra los atléticos en otros dos encuentros que tanto madridistas como colchoneros recordarán muy bien. Se trata de las dos finales que el Real Madrid y el Atlético de Madrid han jugado.

La primera, en el 2014, acabó con paliza blanca por 4-1. Un encuentro marcado por el gol de Sergio Ramos en el descuento para llevar el encuentro a la prórroga. En el tiempo extra, el Madrid aprovechó su mejor momento físico y mental y sentenció la final. Cristiano no tuvo su día, pero marcó el cuarto gol merengue de penalti. En la final de Milán, en el 2016, marcó el penalti decisivo en la tanda para darle la Champions al Madrid. En estos octavos intentará hacer lo mismo y ser igual de decisivo con la Juve.