EL BARÇA ESPERA OTRA VENTA

La falta de acuerdo con el West Ham perjudica a Marlon Santos

Marlon Santos en un entrenamiento del Niza
12/06/2018

Tras confirmarse la salida de Gerard Deulofeu, Marlon Santos parecía otro traspaso inminente para el Barça, pero la falta de acuerdo con el West Ham le ha dejado en espera. El brasileño confía en que pronto haya entendimiento para empezar a preparar su futuro

El traspaso de Gerard Deulofeu al Watford significó el arranque de la operación salida del FC Barcelona, que intenta hacer caja con sus descartes a lo largo del verano 2018. Junto al catalán, uno de los que estaba prácticamente solucionado era el caso de Marlon Santos, aunque en los últimos días ha habido un frenazo importante.

Las diferencias económicas han demorado el acuerdo entre los azulgrana y el West Ham, principal apirante a hacerse con los servicios del brasileño. En un principio, los culés reclamaron los 25 millones de euros que marca la opción de compra para el Niza (donde todavía se encuentra cedido), y aunque los ingleses no pretendían alcanzarlos, sí ofrecían una cantidad satisfatoria.

El problema es que los 'hammers' han rebajado notablemente su oferta, que ha pasado de oscilar entre 15 y 18 'kilos' a situarse, precisamente, por debajo de esos 15. En su momento, los catalanes abonaron cerca de 6 para hacerse con la totalidad de sus derechos, y ahora le consideran un activo por el que se puede obtener bastante rendimiento.

Marlon quiere solucionar su futuro antes de julio

El tira y afloja entre ambas entidades podría ser cosa de días o alargarse algunas semanas, lo que ha dejado preocupado al propio Marlon. El carioca preferiría resolver su futuro cuanto antes para poder planear su nueva aventura, pero hoy por hoy está a la espera de que le llamen para darle nuevas noticias.

El Barça ha avisado al Niza de que le busquen un relevo porque no cumplirá el segundo año de su cesión, y si no hay un entendimiento pronto, el central se pondrá a las órdenes de Ernesto Valverde para realizar la pretemporada. Hace un año, el ex del Fluminense vivió la misma situación, aunque acabó haciendo las maletas y poniendo rumbo a la Ligue 1.

Ahora, el zaguero apura sus vacaciones mirando al teléfono de reojo, con la inquietud de no saber qué camiseta vestirá el próximo mes de septiembre. Si se rompen las negociaciones con el West Ham, podrían escucharse más ofertas, aunque este escenario es lejano y todavía no se contempla. El lío, de momento, va por un solo camino.