Estos son los cinco pecados del Barça ante la Juventus

Dura derrota en Turín

Cinco pecados que el Barça cometió ante la Juventus

Publicación:12/04/2017 - 21:02h

Actualización:12/04/2017 - 21:08h

Un cúmulo de catastróficas desdichas dejó al FC Barcelona muy tocado en Turín, tras caer tres a cero frente a la Juventus. Pero sobre todo los de Luis Enrique adolecieron de cinco pecados capitales que deben analizar y no repetir dentro de un semana

Ver calendario del FC Barcelona

Luis Enrique Martínez dejó claro tras la derrota del FC Barcelona ante la Juventus de Turín que hay muchos aspectos que analizar y muchos sobre los que debatir. El asturiano acabó tocado, igual que su equipo al verse superado desde el principio y volvió a repetir errores que parecían ya olvidados tras la remontada frente al Paris Saint-Germain. Si los azulgranas quieren darle la vuelta a esto dentro de una semana, estos son los pecados capitales que no pueden volver a cometer en el Camp Nou.

Desconexión desde el minuto uno

La primera parte fue realmente deficiente por parte de los blaugranas. Sobre todo los primeros veintiún minutos en los que les cayeron dos goles fulgurante de un Paulo Dybala que reflejó mejor que nadie lo que fue su equipo. Mordiente, agresivo y eléctrico, todo lo contrario de un errático FC Barcelona que despertó los fantasmas de París. La deficiente salida de pelota desde atrás impidió que la MSN se pudiera enchufar desde el inicio. Sólo Messi dio su mejor nivel.

El 3-4-3 sin Busquets es peor

Sergio Busquets estaba sancionado y no pudo jugar en el Juventus Stadium. Quizás con él sobre el verde el guión hubiese sido el mismo, pero quedó claro que el 3-4-3 sin él compromete mucho más al equipo. Desde el juego combinativo y la manera de conectar el centro del campo con el resto del equipo, a los problemas en defensa con un Jeremy Mathieu que sufrió mucho a Juan Cuadrado. La clara mejoría azulgrana del segundo tiempo vino al volver al clásico 4-3-3.

Sin reacción desde el banquillo

Que André Gomes fuera el único en entrar, tras el descanso, deja clara la pérdida de confianza que ha sufrido Luis Enrique en su segunda unidad. No hubo reacción desde la banqueta y no apareció ninguno de los suplentes para agitar el partido. Denis Suárez, Alcácer o Jordi Alba no contaron con el beneplácito de su entrenador para tratar de cambiar las cosas.

El balón parado vuelve a ser una pesadilla

Parecía que con Unzué y tras la llegada de Luis Enrique, el equipo azulgrana se había hecho realmente fuerte en las jugadas a balón parado. Sin embargo, este curso ha quedado demostrado que los culés han vuelto a vicios pasados y a cometer errores clamorosos. Como por ejemplo el de dejar a Javier Mascherano cubrir a todo un portento como Giorgio Chiellini. Ni un claro agarrón dentro del área impidió al italiano anotar. 

Sólo con Leo Messi no vale

El mejor del mundo lo fue del FC Barcelona una vez más, pero sólo con él no vale para imponerse a una escuadra como la Juve. Leo Messi se desfondó durante los noventa minutos tratando de evitar la debacle. Le anularon un tanto dudoso y dio hasta tres pases claros de gol que sus compañeros no supieron acertar. Tres goles de los que, por lo menos, uno o dos habrían cambiado mucho las cosas. Leo necesita al mejor Neymar y a un Luis Suárez mucho más efectivo (falló dos mano a mano con Buffon) para sacar esto adelante.

Hoy destacamos

Lo más leído