Leo Messi, durante un instante del Granada-Barça

EL BARÇA NO ESTÁ FINO

Este Barça no se parece nada al equipo campeón que quería Messi

Publicación:22/09/2019 - 01:59h

Actualización:22/09/2019 - 01:59h

Faltan muchas tuercas por ajustar en este Barça para que, a medio plazo, se convierta en el equipo ganador que pidió Leo Messi a la directiva culé. El argentino no quiere desaprovechar sus últimos años en la élite

Entradas para los partidos del FC Barcelona

"Esta es mi casa y no quiero irme, pero quiero ganar", dejó claro Leo Messi hace apenas una semana, durante la extensa entrevista que concedió al diario 'Sport'. El astro rosarino lanzó un aviso para navegantes, al no querer malgastar los últimos años que le quedan en la élite del fútbol jugando en un equipo que, aunque sea el de sus amores, no pueda aspirar a la conquista de títulos como LaLiga o la Champions League.

Con el gran trabajo realizado en este último año y las caras nuevas que han llegado en los últimos meses, a priori parece complicado que el FC Barcelona pueda estrellarse esta temporada 2019-20. De momento, sin embargo, los resultados no llegan y la preocupación cada vez es mayor. Tras la derrota cosechada este sábado ante el Granada, los culés suman siete puntos en cinco jornadas ligueras y protagonizan el peor inicio de curso en la competición española desde hace 25 años, que se dice pronto.

Si a esto le sumamos el inmerecido empate en Champions League contra el Borussia Dortmund, puede decirse que el FC Barcelona no ha empezado nada bien la temporada y no es capaz de engrasarse ni en ataque ni en defensa. No, este no es el equipo que pidió Messi. Quizá sí si analizamos nombre por nombre la plantilla, pero en cuanto a juego y sensaciones se encuentra a años luz.

Si hay que buscar excusas, podría decirse que Messi y Suárez justo acaban de regresar de una lesión, que Piqué y Lenglet lo han jugado todo y que algunos de los 'nuevos', como De Jong, Junior y Griezmann, aún no han terminado de adaptarse. Jóvenes promesas como Ansu Fati y Carles Pérez dan la cara, pero por ahora únicamente cuando el viento sopla a favor.

Y Valverde parece haberse instalado en el conformismo, sin ser capaz de encontrar la tecla para solucionar la sangría de goles que recibe el equipo -el más goleado de LaLiga- ni para cohesionar a sus piezas de ataque en busca de fluidez de cara a la portería. Porque el Barça, aunque es uno de los equipos más goleadores del campeonato, logró la gran mayoría de sus dianas en dos partidos: doble 5-2 ante Betis y Valencia en el Camp Nou.

Lo único bueno es que todavía hay tiempo

Está claro que hay que mejorar si no se desean seguir malgastando los últimos años del mejor jugador del mundo, y puede que de la historia. Que Leo Messi no gane trofeos como el Balón de Oro y la Champions League desde 2015 es un sacrilegio para el fútbol. Tanto él como sus compañeros, y Ernesto Valverde -dure lo que dure- deberán activarse y abrir los ojos a tiempo.

No hay que obsesionarse, pero sí trabajar a destajo y de manera constante para solucionar cada uno de los problemas que afectan actualmente al equipo, que son muchos. Con el talento que esconde esta plantilla, todo es posible. Las ganas y la ilusión serán claves en el punto de inflexión que, tarde o temprano, acabará llegando. Y cuando lo haga, ojalá podamos decir que sí, que este es el equipo con el que soñaba Messi... Y, por ende, todo el barcelonismo.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 9
Eibar
FC Barcelona

Eibar - FC Barcelona

Sábado, 19 de octubre de 2019 13:00h
Estadio Municipal de Ipurua
Comprar entradas
Calendario FC Barcelona
Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído