Escudo del Barcelona en un día soleado

EL BARÇA NO ARRANCA

FC Barcelona: ¿Por qué ahora es un equipo impredecible?

Publicación:20/01/2021 - 14:31h

Actualización:20/01/2021 - 14:38h

Los resultados dispares y las sensaciones contradictorias que se están acumulando esta temporada 2020-21 dejan claro que el FC Barcelona de Ronald Koeman, de momento, no tiene consistencia

Ver calendario del FC Barcelona

Llegados al ecuador, la temporada del FC Barcelona está marcada por la irregularidad y los vaivenes. Con una vuelta completa de la Liga por disputar, además de la fase final de la Liga de Campeones y las rondas decisivas de la Copa del Rey, es difícil saber si la campaña 2020/2021 del club acabará con títulos o con una nueva decepción por segundo año consecutivo.

Después de la extraña y difícil campaña anterior, los vaivenes han sido constantes. El equipo comenzó muy bien, generando ilusión, pero entró pronto en una dinámica irregular que le alejó de los primeros puestos de la clasificación de Liga. En cambio, la marcha en la fase de grupos de la Liga de Campeones fue un paseo triunfal (con cinco victorias en los cinco primeros partidos), hasta el grave tropiezo final ante la Juventus, que costó el primer puesto del grupo. El rival de octavos será el temible Paris Saint Germain, con Neymar, Mbappé y “viejos enemigos” como Di María o Mauricio Pochettino, nuevo técnico parisien.

Una montaña rusa

El caso es que la temporada del equipo es una continua montaña rusa que alterna fases de buen juego y resultados, en los que Koeman parece dar con la tecla, con curvas en las que el equipo descarrila. El Barcelona es un equipo impredecible incluso para la casa de apuesta más reputada. ¿Qué está ocurriendo?

En el deporte de alto nivel intervienen multitud de factores, desde la preparación física y los ciclos de rendimiento (las temporadas se preparan para alcanzar el pico de forma cuando más conviene, generalmente en marzo-abril), a los emocionales (por ejemplo, la falta de concentración) o la pura casualidad. Cinco centímetros más a la derecha o a la izquierda pueden significar un gol o un balón al poste y, con ello, lograr la victoria o no. En situaciones muy equilibradas los errores penalizan más que nunca. 

En la final de la Supercopa de España, el Barcelona acariciaba el título en el minuto 89, lo que hubiese supuesto, además, una importante inyección de moral. Sin embargo, un centro cruzado en el último minuto significó el empate para el Athletic de Bilbao, que culminó la remontada en la prórroga con un fabuloso gol de Iñaki Williams.

Entrenador nuevo, elecciones, las dudas de Messi…

Además de estos factores intangibles, hay una serie de elementos que contribuyen a que el actual proyecto de Ronald Koeman siga siendo, por ahora, un proyecto inestable.

- Un entrenador nuevo: la llegada de un nuevo entrenador supone que los jugadores deben adaptarse a su sistema táctico y a su forma de trabajar. En una temporada comprimida por efecto de la pandemia hay menos entrenamientos para profundizar y asimilar estas nociones. A ello se añade que el holandés se ha mostrado dubitativo con el sistema, que ha pasado del clásico 4-3-3 al 4-2-3-1, pasando por el empleo de tres centrales, con un 5-3-2. Muchas variantes para un equipo en formación. Tampoco ha ayudado el hecho de que el club no haya satisfecho sus peticiones de incorporar jugadores como Eric García o Memphis Depay.

- Lesiones de jugadores importantes: si un jugador empezó destacando esta temporada, ese era Ansu Fati. Sin embargo, el hispano-guineano se rompió el menisco interno de la rodilla izquierda y no regresará hasta marzo. Gerard Piqué, que estaba a gran nivel, cayó lesionado de gravedad cuando apenas se llevaban dos meses de competición. Y otros jugadores llamados a jugar un papel importante, como Phillipe Coutinho y Sergi Roberto, también han sufrido lesiones de larga duración. Esto ha impedido al técnico contar con algunos de sus mejores hombres para aplicar sus planes y ha estrechado la profundidad de la plantilla.

- Las dudas de Messi: aunque la implicación del capitán y mejor jugador del mundo sigue siendo máxima, es obvio que el continuo runrún sobre su marcha no ayuda a que el equipo se centre. El argentino quiso marcharse el pasado verano y aún no ha renovado. Queda libre el 30 de junio de 2021, y en una entrevista con Jordi Évole no garantizó su continuidad, que decidirá a lo largo de estos meses.

- Una plantilla joven e inexperta: el Barcelona ha hecho una apuesta por la renovación, después de la decepción del año pasado. Han llegado muchos jóvenes, algunos de ellos de rendimiento inmediato, que pueden consolidar una base para los próximos años. Pedri, Ansu, Araújo, Riqui Puig, Trincao o Dest están llamados a jugar en el Barcelona por muchos años. Junto a Dembelé, Lenglet o De Jong conforman una base muy joven y son garantía de futuro. Sin embargo, aún son inexpertos en partidos de máxima tensión y exigencia.  

- El proceso electoral: a las dudas deportivas, el club suma la inestabilidad institucional, acrecentada con la dimisión del expresidente Josep María Bartomeu. El club ha sido dirigido desde entonces por una gestora con capacidad limitada de acción. Se suponía que esta interinidad terminaría el 24 de enero, fecha de las elecciones que decidirían entre Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa. Pero la pandemia ha vuelto a trastocar los planes, y las elecciones deberán posponerse.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 36
Levante
FC Barcelona

Levante - FC Barcelona

Martes, 11 de mayo de 2021 22:00h
Estadio Ciutat de València
Calendario FC Barcelona
Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído