Pep Guardiola en un Real Madrid-Manchester City en el Santiago Bernabéu

SETIÉN, DEMASIADO RÍGIDO EN MADRID

Setién demostró en el Clásico no haber aprendido nada de Guardiola y su City

Publicación:3/03/2020 - 17:41h

Actualización:3/03/2020 - 20:37h

Guardiola le mostró el camino de la victoria a Setién, pero el cántabro no atendió al encuentro del City ni a su conversación con el catalán. El partido del Barça no tuvo nada que ver con el que hicieron los 'cityzens' y el resultado tampoco

Entradas para los partidos del FC Barcelona

Pep Guardiola tomó el Santiago Bernabéu junto a su Manchester City el miércoles pasado en la ida de los octavos de final de la Champions League. El técnico catalán salió victorioso de su visita al Real Madrid y dejó muy tocados a los blancos tras remontar un 1-0 y acabar venciendo 1-2. Los ingleses tienen una renta espectacular de cara a la vuelta en el Etihad y son favoritos para pasar a los cuartos de final.

Quique Setién​ estuvo en el estadio madridista para ver en directo ese encuentro y se vio más tarde con Guardiola en el hotel del City. Ambos conversaron durante un rato y probablemente hablaron sobre el Clásico que tenía el FC Barcelona en Madrid este domingo pasado. No se sabe exactamente qué consejos le dio Pep al cántabro, pero después de ver el encuentro del Barça en el Bernabéu parece claro que el ex del Betis no atendió demasiado al choque de los británicos.

El City salió ante el Madrid a presionar muy arriba para contrarrestar la presión que los blancos también ejercieron a la defensa inglesa. La posesión fue merengue en el primer tiempo e incluso Ederson utilizó el recurso del balón largo en múltiples ocasiones buscando la pelea de Gabriel Jesus con Carvajal y Varane. Al final, ninguno de los dos equipos se sintió cómodo en los primeros 45 minutos, pero fueron los 'cityzens' los que tuvieron las más claras. Thibaut Courtois salvó a los suyos evitando que se fueran con desventaja al descanso.

La primera parte del Barcelona no tuvo nada que ver con la de los ingleses y los culés sí tuvieron el balón y mandaron a través de la posesión. Los catalanes tuvieron tres ocasiones muy claras, pero, como el City, también las desperdiciaron y se fueron empate a 0 al descanso. La sensación de dominio era evidente, pero el Madrid no se sintió exigido físicamente ni una tercera parte de lo que se sintió ante los de Guardiola, algo que resultó clave en el devenir del Clásico.

El de Santpedor cambió el plan en el segundo tiempo y buscó más tener la pelota después de que los merengues bajaran dos marchas por cuestiones físicas. Ante un Madrid más cansado, el City la tuvo más y volvió a ser mejor, a pesar del gol de Isco que adelantó a los de Zidane. Al final, el fútbol fue justo y los británicos remontaron con los tantos de Gabriel Jesus y De Bruyne ante un conjunto madridista cansado que se echó para atrás.

Setién no supo o no quiso cambiar el plan y el Barça lo sufrió

El plan de Setién tras el paso por los vestuarios fue exactamente el mismo: tenerla, moverla y esperar que llegase la ocasión. El problema es que el Madrid los abía y se fue con todo hacia arriba para impedir que los culés la sacasen jugada desde atrás. Las consecuencias de esta presión fueron un sinfín de pérdidas cerca del área, un embotellamiento en propio campo y muchas más llegadas claras de los blancos. Al final, los de Zidane se aprovecharon de su buen segundo tiempo y vieron puerta a través de Mariano y Vinicius. El Barcelona, por su parte, no supo reaccionar ante esa avalancha y cayó sin perforar la meta de Courtois.

El único atisbo de cambio de Setién fue sacar a Martin Braithwaite primero y a Ansu Fati después para buscar velocistas que hicieran daño a los espacios. El danés tuvo una clarísima con 0-0 tras ganar una carrera a Marcelo por banda, pero la falló. A pesar de esos cambios, la realidad es que el plan de juego continuó siendo el mismo, con intentos de posesión largas que acababan siendo cortados en la mayoría de ocasiones por el Madrid.

En definitiva, Guardiola fue más camaleónico que nunca para contrarrestar las virtudes del Madrid y así poder potenciar las de su equipo. Setién, por su lado, se mantuvo fiel a sus ideales y en ningún momento pensó que podía ganarle al Madrid de otra manera que no fuese teniendo el balón. Al final, uno se volvió a Manchester con victoria y más de medio billete para los cuartos de Champions y el otro a Barcelona con muy mal sabor de boca y sin liderato.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 37
FC Barcelona
Osasuna

FC Barcelona - Osasuna

Jueves, 16 de julio de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído