Al tata le quedan dos telediarios

El líder no reacciona

El líder no reacciona

Publicación:10/02/2014 - 18:29h

Actualización:

Entradas para los partidos del FC Barcelona

El Barça ganó en Sevilla y recuperó el liderato de la Liga. Más allá del resultado, los de Tata Martino jugaron con fuego y sólo los goles de Messi y la magia de Iniesta evitaron la catástrofe. Si el equipo no reacciona acabará pagándolo muy caro

Toca ser optimistas y celebrar la victoria como se merece, ganar en el Pizjuán no es fácil y el Barça lo hizo. Una victoria valiosísima que tiene, además, el premio del liderato perdido la semana anterior. Vaya por delante nuestro más absoluto respeto al trabajo del grupo, liderado por un técnico muy correcto que sin embargo no acaba de cogerle el punto a un equipo que está en caída libre y amenaza con venirse abajo en cualquier momento.

La sorprendente derrota del Atlético en Almería (2-0), propició que el Barça llegará a Sevilla con la posibilidad de recuperar el mando de la Liga. Tras el pinchazo de la semana anterior contra el Valencia los azulgrana tenían la oportunidad de liquidar todas las dudas de un plumazo. Lejos de afrontar el reto con la entrega requerida, los de Martino jugaron la peor primera parte de la temporada.

El partido empezaba con la sorprendente ausencia de Alves y Busquets en el once culé, y que se sumaban a las de Mascherano y Alba, sancionados. El mensaje de Martino era peligroso ¿estaba pensando en Anoeta?. Cuesta creer que se anteponga la Copa al asalto del liderato liguero, sobretodo porque el partido más importante siempre es el siguiente. Alineaciones aparte, el equipo que saltó al césped del Pizjuán era de garantías. Sobre el papel, los once elegidos estaban perfectamente capacitados para superar el reto.

El equipo jugó los peores 30 minutos del campeonato. Los azulgrana se mostraron menos dominadores de lo habitual y se vieron superados por un Sevilla que puso al descubierto todas las carencias defensivas de este equipo. Un gol tempranero y un chaparrón histórico borraron al Barça del partido. Por suerte, las dianas de Alexis, en fuera de juego, Messi -dos y geniales- y Cesc terminarían dictando sentencia.

Eso sí, la primera parte le salió muy barata al Barça. El Sevilla tuvo cuatro oportunidades clarísimas, de las que convirtió sólo una. El equipo andaluz se adelantó en el minuto 15 con un gol afortunado. Rakitic protagonizó una brillante jugada que culminó Alberto Moreno con un disparo que tocó en Bartra y despistó a Valdés. A continuación perdonarían el segundo en un cabezazo al palo de Bacca (min 20) y en una contra con todo a favor de Rakitic, que disparó demasiado cruzado (min 28). Treinta minutos que podrían haber cambiado radicalmente el decorado del partido, y que, en clave azulgrana, podrían haber provocado la primera crisis deportiva de la temporada.

A partir de ahí, el Barça comenzó a pisar con peligro el área sevillista. Sin embargo, empataría gracias a Alexis Sánchez (min 33), en un gol que no debería haber subido al marcador por claro fuera de juego del chileno. El "empujón" arbitral  abrió el partido, aunque el Barça continuaba sufriendo en defensa. Diluviaba en el Sánchez Pizjuán, cuando Valdés ha salvado milagrosamente un tiro a bocajarro de los locales. En el contragolpe, Messi se apuntaba el 1-2 con un latigazo descomunal desde la frontal.

En la reanudación el tiempo mejoraría ligeramente, pese al fuerte viento. De entrada, el Barça seguía sin poder hacer posesiones largas y sufría un gran susto en una acción de Vitolo, precedida por una falta clara a Montoya. El equipo respondió con un disparo demasiado cruzado de Alexis (min 51), pero en la siguiente jugada Valdés evitaba el empate con una doble intervención. El descalabro defensivo era evidente, y sólo la suerte y Valdés evitaban el desastre.

Con el 1-2, el Sevilla  tuvo que estirarse y el Barça le pilló, de nuevo, con una rápida transición en la que Iniesta (asistente) y Messi (goleador) fueron los actores principales (min 55). La contundencia del argentino había decantado la balanza en un partido que estaba perdido. Una vez más, la magia de Iniesta y los goles de Messi maquillaban el mal partido de los culés. Los últimos coletazos del Sevilla -sobre todo a balón parado previo centro de Rakitic- provocaron más de un sobresalto, pero no tuvieron el acierto de cara a portería del Barça, que incluso anotaría el cuarto por medio de Cesc.

La realidad es evidente, hoy el Barça es líder de la Liga de milagro. El equipo sigue mostrando una imagen preocupante, muy lejos de lo que se espera de un equipo campeón. De momento, los resultados mantienen la calma deportiva, aunque ésta dependerá de los próximos resultados, sobretodo en la próxima eliminatoria de Champions contra el Manchester City. Si los azulgrana no mejoran en defensa lo pasarán mal, y si caen en Europa, Tata Martino tiene los días contados. La Champions no perdona. 

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 34
Villarreal
FC Barcelona

Villarreal CF - FC Barcelona

Domingo, 5 de julio de 2020 22:00h
Estadio de la Cerámica
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído