Nasser Al-Khelaïfi y Florentino Perez en un partido de Champions

EL ENÉSIMO CAPÍTULO DE LA GUERRA PSG-BARÇA

El PSG cumple su promesa y torpedea los fichajes del Barça

Publicación:16/01/2019 - 14:48h

Actualización:17/01/2019 - 10:16h

Hace algunas semanas aumentaron las sospechas del PSG sobre la relación entre el FC Barcelona y la negativa de Adrien Rabiot a renovar, y desde el club empezaron a planear las posibles represalias. En una guerra que ya dura varias temporadas, ahora el objetivo es Frenkie de Jong

Ver calendario del FC Barcelona

Más allá de las que nacen en conjuntos del mismo país, las rivalidades internacionales suelen estar más centradas en conflictos deportivos, aunque la del FC Barcelona y el PSG se basa en una guerra institucional. Desde el poderoso crecimiento de los franceses gracias a la inversión de Qatar, los catalanes se han convertido en el enemigo número uno, y recientemente se multiplican las batallas cada vez que se estrena un mercado de fichajes.

La penúltima disputa en ponerse sobre la mesa lleva el nombre y los apellidos de Adrien Rabiot, que prefirió no renovar su contrato y será libre para elegir su próximo destino. Unos dicen que no le convencieron las condiciones deportivas de su club de toda la vida, otros que fueron las económicas y todos apuntaron durante un tiempo al Camp Nou, donde presuntamente sí se estaba respondiendo a sus deseos.

Como cada acción tiene una reacción, la de los 'bleus' fue torpedear las negociaciones de los azulgrana, porque, como advirtió su director deportivo, Antero Henrique, existía una fuerte sospecha de que las últimas negativas del centrocampista tenían que ver con un preacuerdo con los culés. La respuesta se había previsto, y como siempre, no se ha hecho esperar.

Ahora sí, la última disputa es la que mantienen por Frenkie de Jong, que tenía la Ciudad Condal en su punto de mira y podría marcharse a ParísLo que antes era convencimiento se ha transformado en duda por la presión de los galos, que le han tentado con una generosa suma de dinero -para él y para su agente- y le han ofrecido unos minutos que le han asegurado que con Busquets, Rakitic, Arthur o Arturo Vidal no tendrá.

Además, podrían hacer un esfuerzo para traer a su amigo Matthijs de Ligt, confirmando lo que sería un doble golpe al Barça. La cuenta empezó años atrás con Thiago Silva o Marquinhos, pero tras Marco Verratti, Neymar o Ángel Di María, la historia se está llenando de disgustos, y desgraciadamente, todos van en el mismo sentido. Hay un bando mucho más perjudicado.

El Barça debe cortar las relaciones con el PSG

Y es que, aunque se trate de aprovechar grandes oportunidades como la de Rabiot, quien, por cierto, todavía no ha elegido destino, el Barça debe cortar de raís sus relaciones con el PSG. Ni preguntas, ni consultas, ni intentos de Éric Abidal, ni ofertas de paz. A estas alturas, ya no hay posibilidad de remendar este roto, y más porque en cada partido, los catalanes pierden por goleada. Su red de ojeadores controla todos los rincones del mundo, pero debe dejar de mirar a París.

Hoy destacamos

Lo más leído