Rafinha Alcántara, celebrando el doblete del Barça en la rúa

QUERÍA SER PORTERO

La faceta escondida que Rafinha no explotó en el Barça

Publicación:3/07/2016 - 09:20h

Actualización:3/07/2016 - 09:20h

El centrocampista brasileño del FC Barcelona, Rafinha Alcántara, ha confesado que cuando era pequeño quería ser portero, y ha hablado de sus orígenes en el Barça y de otras curiosidades relacionadas con él y su hermano Thiago

Entradas para los partidos del FC Barcelona

Rafinha Alcántara siempre ha tenido a Barcelona como la ciudad que ha actuado de eje central de su vida, pero la realidad es que desde pequeño se ha sentido brasileño, habiendo pasado prácticamente todos los veranos en tierras "canarinhas" cuando tenía oportunidad. Con sangre carioca corriendo por sus venas, es de los que siempre se lo toman todo con una sonrisa y podrían bromear todo el día acerca de cualquier cosa.

"Me considero una persona muy alegre y bromista. Me tomo la vida con mucha alegría. Pero cuando las cosas se ponen serias, lógicamente, soy una persona seria", ha asegurado Rafinha Alcántara en palabras concedidas a "Sport". El centrocampista ha explicado una curiosa y cruel anécdota de cuando realizó las pruebas para jugar en el Barça.

"Mi padre me dijo que el Barça no me había seleccionado"

"Cuando había hecho la prueba, mi padre vino y me dijo que no la había pasado. Tal cual. Que no me querían. Que no contaban conmigo. Imagínate eso para un niño de 12 años, pues más o menos te hundes. Pero a los cinco minutos, me llamó mi madre diciendo que estaban de broma. Estaban todos compinchados", ha revelado.

Desde que es un niño, para él ha sido un sueño poder vestir la camiseta del FC Barcelona: "Para un niño es un sueño. En mi caso, pensaba que era algo imposible. Porque piensa que un año y medio antes de la prueba yo era portero. Y siempre me imaginé de portero. Así que, cuando pasé la prueba del Barça, fue como: ¿Qué está pasando aquí? No me lo imaginaba", confiesa.

"Si midiera 1,90 metros, me habría encantado jugar como portero"

Y desvela que quiso jugar de portero cuando era más joven. "¡Me encantaba, me encantaba! Y si midiera uno noventa me gustaría ser portero. De hecho el año pasado después del entreno me quedaba bastante de portero para que me chutaran. Recuerdo que de pequeño me llamaba la atención la ropa. La ropa de portero ¡Hostia! Esas camisetas de colores... Las medias altas, los guantes. Todo me parecía una pasada. En el Celta siempre me fijaba en Dutruel, que para mí era un porterazo. Y le cogí mucho cariño. En Brasil jugué de portero en el Flamengo".

Futbolísticamente, piensa que tanto él como su hermano, Thiago, se distancian del estilo de juego de su padre, Mazinho. "Yo creo que ahí los dos somos bastante diferentes. Mi padre técnicamente era muy bueno pero defensivamente también. Era un mediocentro defensivo que sabía jugar, que sabía manejar a un equipo. Pero nosotros éramos más de ataque. Nos gustaba más hacer tonterías con el balón".

Y, por último, respeta la decisión de Thiago Alcántara de abandonar el FC Barcelona hace unos veranos para marcharse traspasado al Bayern Múnich, que pagó 25 millones de euros por el fichaje. "Yo sabía que para su carrera sería un paso importante. Yo lo apoyo en todo. Para mí fue una buena decisión salir del Barça", comenta.

Próximo partido del FC Barcelona

Champions League | Jornada 1
FC Barcelona
Ferencvaros

FC Barcelona - Ferencvaros

Martes, 20 de octubre de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído