Reforzarse o morir

Reforzarse o morir

Reforzarse o morir

Publicación:8/02/2014 - 10:45h

Actualización:

Entradas para los partidos del FC Barcelona

El tan anunciado y temido fin de ciclo culé asoma en el horizonte. De la mano del Tata, y las circunstancias, el equipo ha perdido la magia de antaño. Su fútbol ya no divierte a casi nadie, y lo que es peor, amenaza con dejarle fuera de la lucha por los títulos

Corren malos tiempos en Can Barça, el hasta hace poco considerado "mejor equipo del mundo y posiblemente de la historia" atraviesa su momento anímico más bajo. En apenas un mes el equipo de Tata Martino ha perdido el liderato de la Liga y se ha dejado recortar la ventaja que tenía sobre el Real Madrid. Una derrota (Valencia 2-3) y dos empates (Atlético 0-0 y Levante 1-1) han sido suficientes para llevarse por delante todo el crédito conseguido durante una primera parte de la temporada aceptable desde el punto de vista de los resultados. Por desgracia, ya nadie recuerda el campeonato de invierno, ni las 12 victorias conseguidas tras perder a principios de diciembre en San Mamés (1-0). ¿Por qué?

Un equipo de gama alta con prestaciones de utilitario

El problema del Barça 2013/14 no son los resultados, sino las sensaciones que transmite. Estadísticamente hablando, los números del equipo azulgrana son relativamente buenos: De 37 partidos oficiales disputados se han ganado 28, empatado 6 y perdido sólo 3. Además, en el apartado goleador ha sido capaz de anotar 100 goles y recibir sólo 25.

Así pues hablamos de un problema de sensaciones, de un problema claramente futbolístico. El juego del equipo ya no engancha como antes. Del "fútbol total" de Guardiola hemos pasado al "fútbol cogido con pinzas" del Tata. Con un estilo que recuerda al de los ochenta, hemos pasado del fútbol con escuadra y cartabón al fútbol de patio de colegio. El culé empieza a vivir de "chispazos" puntuales, un espectáculo claramente insuficiente para un Camp Nou acostumbrado a lo mejor.

Guardiola era un líder; el Tata un buen entrenador

Más allá de los resultados, hay que reconocer que las sensaciones que transmite el equipo no invitan al optimismo. Ya no divierte a casi nadie y desde hace tiempo, un fútbol habitualmente exquisito se sirve en monodosis. Hemos pasado de la omnipresencia de Pep Guardiola a la ley de mínimos de Gerardo Martino. El técnico argentino aprueba en la mayoría de responsabilidades, pero el listón está tan alto que por momentos parece inalcanzable.

Martino ha intentado dotar al equipo de alternativas tácticas, pero por el camino se ha perdido la esencia y parte del estilo. Además, la inestabilidad institucional y una política de refuerzos claramente mejorables no han ayudado en nada, más bien todo lo contrario. También conviene recordar la larga ausencia de Messi, buque insignia del Barça campeón.

Rectificar es de sabios: Hay que fichar

Aunque la base es casi perfecta, el equipo azulgrana presenta grandes desequilibrios en la confección actual de su plantilla. Tomando como referencia al "PepTeam", los refuerzos que necesita el equipo son evidentes. La llegada de un portero, dos defensas, un medio centro y un delantero son imprescindibles para recuperar la hegemonia en el fútbol español y europeo. El Barça necesita recuperar la regularidad y polivalencia de Abidal; el trabajo, sacrificio y equilibrio de Touré y Keita; y la agresividad y los goles de Eto´o. Con estos cuatro refuerzos, más todo lo que hay, el equipo azulgrana volvería a competir al máximo nivel. Hay que buscarlos.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 3
FC Barcelona
Villarreal

FC Barcelona - Villarreal CF

Domingo, 27 de septiembre de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído