NO JUGÓ ANTE ARGENTINA

Así les fue a los culés con Francia: la cara, Umtiti; la cruz, Dembélé

Ousmane Dembélé se quedó sin jugar ante Argentina
30/06/2018

Ousmane Dembélé ha sido la gran cruz de Francia: el extremo del FC Barcelona no ha jugado ni un solo minuto contra Argentina. Didier Deschamps ni siquiera le hizo saltar como revulsivo. Umtiti, por su parte, jugó a un nivel muy alto

La selección de Francia consiguió eliminar a Argentina exhibiendo su gran potencial ofensivo. Kylian Mbappé fue e azote de la albiceleste con sus grandes acciones: primero, provocó un penalti que sería posteriormente ejecutado por Antoine Griezmann; más tarde, marcaría dos golazos para dilapidar el sueño de Argentina y de Leo Messi.

Didier Deschamps hizo su apuesta y le salió bien: Olivier Giroud, delantero del Chelsea, se encargaría de fijar a los centrales de la albiceleste para dejar a Griezmann y a Mbappé libertad para aparecer por cualquier zona del ataque. Una decisión que volvió a dejar en el banquillo a uno de los protagonistas culés del partido: Ousmane Dembélé.

El extremo azulgrana tenía en este Mundial la oportunidad de reivindicarse, de dar un golpe encima de la mesa para demostrarle a Ernesto Valverde que es el jugador que se encargará de hacer olvidar la traición de Griezmann al Barça. Pero no lo está aprovechando. Su mediocre actuación en su primer partido -ante Australia- mostró que, tal vez, el 'mosquito' todavía no ha despertado.

Didier Deschamps, tras ver que el azulgrana no funcionó, apostó por sentarle en el banquillo ante Perú y utilizarle como revulsivo, donde no tuvo demasiado protagonismo. No le fue mucho mejor ante Dinamarca, en un encuentro en el que ni franceses ni daneses se jugaban nada y en el que tampoco consiguió destacar. 

Ousmane Dembélé tiene mucho que mejorar. Es urgente que lo haga en los entrenamientos para convencer a Deschamps de que puede ser ese revulsivo que a Francia le hace falta en la banda. Pero, sobre todo, debe espabilar si no quiere pasarse la temporada en el banquillo. Costó 105 millones de euros y, pese a que todavía es muy joven, se le puede exigir mucho más de lo que está ofreciendo.

Umtiti, muy solvente

Al contrario que Dembélé, que ni siquiera entró desde el banquillo, Samuel Umtiti, el otro jugador azulgrana en las filas de la selección francesa, sí dio la talla. El central culé jugó a un gran nivel, a la altura de sus mejores actuaciones y no mostró ni una sola fisura en su juego, preservando la solidez de la defensa de Francia junto al madridista Varane.