EL LEVANTE LE DEJÓ 'TOCADO'

El día en que Yerry Mina perdió la sonrisa en el FC Barcelona

Yerry Mina en un partido con el FC Barcelona
17/05/2018

Si hay algo que ha destacado a Yerry Mina desde su llegada al FC Barcelona ha sido su alegría y su ilusión, pero el colombiano perdió su sonrisa hace pocos días. Varios medios afirman que acabó el duelo contra el Levante muy 'tocado' anímicamente 

Aunque a su presentación llegó descalzo, a Yerry Mina se le ha podido ver en el FC Barcelona como un niño con zapatos nuevos. El colombiano dio el salto a Europa a lo grande, con mucho camino por delante y directo a uno de los mejores equipos del mundo, y aunque a la hora de la verdad no todo está siendo sencillo, nunca había perdido la sonrisa. Hasta hace pocos días.

Según afirman varios medios, el Levante fue el golpe más duro que el de Guachené ha tenido que afrontar desde que viste de azulgrana. La vuelta a la caseta fue especialmente complicada por lo vivido sobre el césped, pero las críticas de los aficionados y de la prensa que ponían en duda a una defensa con tanta inexperiencia como errores acabaron de hundirle. 

El problema, más allá de lo visto sobre el terreno de juego, fue que al 'cafetero' le pudo la ansiedad, y quiso demostrar demasiado rápido tras haber tenido pocas oportunidades de jugar. Este exceso de revoluciones le acabó pasando factura, lo que provocó que en varias ocasiones perdiera la posición y diera facilidades a un rival que por su parte ya llegaba especialmente 'enchufado'.

Los jugadores del Barça, el mejor apoyo para Yerry Mina

Con el paso de los días, el agobio de Yerry Mina se ha ido suavizando, en gran parte gracias al apoyo recibido desde dentro del vestuario. Tanto jugadores como técnicos han estado a su lado para ayudarle a superar la situación, un caso muy lógico en el fútbol de élite y que se ha podido presenciar en infinidad de ocasiones en el Camp Nou.

A pesar de que se puedan vender ciertas dudas del entrenador o de los compañeros, lo cierto es que el central debe seguir un proceso lento y riguroso para adaptarse a las exigencias del Barça, y en ese camino ya le han demostrado que va a tener mucha gente al lado. Su carácter ha encajado a la perfección en la caseta, lo que en pocos meses le ha hecho ser querido y respetado.

Eso sí, esa ayuda, precisamente, no quita que su futuro pase por una cesión, si desde el club se entiende que es la mejor opción para que su formación se complete con más facilidades y más minutos para consolidarse. Lo que querían evitar desde un principio es que Yerry quedara tan expuesto como lo estuvo en el Ciutar de València, pero si tiene algún problema está claro que le van a respaldar.