MARCELO 'PASÓ' DEL PARTIDO

Marcelo se lo pasó pipa haciendo malabares durante el Real Madrid-Barça

Marcelo en el banquillo del Madrid
28/02/2019

Marcelo, que fue titular en la ida, fue suplente en esta vuelta de semis de Copa. El brasileño vio la derrota de su equipo desde el banquillo y se le pudo ver contento y pasándoselo bien mientras hacía malabares con un balón. El lateral no parecía estar muy metido en el encuentro

El Clásico dejó varias imágenes muy interesantes dentro del terreno de juego. El golazo de Suárez a lo Panenka, el regate de Dembélé para sentar a Carvajal, el jugadón de Vinicius dejando sentado a tres jugadores del Barça... Pero el encuentro también dejó una imagen muy curiosa en el banquillo madridista.

En la realización lo enfocaron varias veces de lo surrealista que estaba siendo. El protagonista, como no, Marcelo. El brasileño se puso a hacer malabares con el balón durante varios minutos mientras se reía con algún compañero. La escena es divertida, pero teniendo en cuenta que el Madrid se estaba jugando el pase a la final de Copa y que Marcelo es el segundo capitán de la plantilla merengue, probablemente no sea una actitud adecuada.

El carrilero parecía estar en su mundo. Feliz, tranquilo y divirtiéndose con un balón como si estuviera en el jardín de su casa tomándose un refresco. El carácter alegre y relajado de Marcelo podría explicar la situación, pero aún así lo cierto es que no era el momento de bromear, tal y como está la temporada del conjunto blanco y la del propio Marcelo.

Reguilón le ha quitado el puesto y con actitudes así en un choque de este nivel, el brasileño quizás le está dando la razón a Solari. A su mal rendimiento dentro del terreno de juego se unen estos episodios de pasotismo y de poca implicación. Marcelo cada vez lo tiene más difícil para recuperar su puesto.

Reguilón fue de los más destacados contra el Barcelona

El canterano del Real Madrid está contando con la confianza de Santiago Solari y se ha hecho con el puesto de lateral zurdo titular en el Madrid. El joven jugador ha aprovechado su oportunidad y contra el Barça confirmó su buen momento con un partido en el que destacó, sobre todo en ataque.

Reguilón tuvo un error impropio de un jugador del Madrid al perder el balón con un mal pase atrás y propiciar un ataque peligroso del Barcelona. Pero ese fue su único fallo. En defensa contuvo bien a Messi cuando cayó a banda y cortó varios balones peligrosos al segundo palo. En ataque se sumó siempre que pudo y creó bastante peligro junto a Vinicius. El canterano ha llegado para quedarse y Marcelo deberá ponerse las pilas si quiere recuperar su puesto.