EL JARDÍN DE MESSI

Messi no decidió, pero contribuyó a seguir haciendo del Bernabéu su casa

Messi durante el partido contra el Real Madrid
28/02/2019

Luis Suárez fue el jugador que decidió el Clásico con dos goles, pero la victoria sigue dejando claro que el Bernabéu es como la casa de Messi. El argentino no tuvo su mejor día, pero volvió a sacar otra victoria más del feudo blanco. Ya van 12 victorias de Leo desde 2005

El FC Barcelona ya está en la final de la Copa del Rey, tras ganar en el Bernabéu de manera contundente por 0-3. Aunque suene extraño, Leo Messi no fue el mejor del choque y su actuación fue más bien discreta. Fue Luis Suárez el encargado de poner los goles y de liderar al conjunto de Ernesto Valverde a su sexta final de Copa consecutiva.

El argentino, a pesar de no estar brillante, volvió a cumplir su papel y atrajo la atención de la defensa blanca prácticamente cada vez que tocó el balón. Leo lo intentó siempre que pudo y aunque no decidiera el encuentro, se sintió tan cómo como se siente siempre que visita el Santiago Bernabéu.

Porque en el estadio madridista Messi se siente como si jugara en su casa. Cuando va a Madrid, el de Rosario solo sabe hacer una cosa: ganar. Concretamente, desde el año 2005 ha ganado hasta 12 veces en el feudo merengue con resultados increíbles y con goles memorables. De hecho, el Barça solo ha perdido dos veces desde el 2005, en 2012 y en 2014.

Leo fue protagonista en el mítico 2-6 de la temporada 2009, pero también lo fue en el 2-3 de hace dos temporadas con ese golazo para decidir el choque y lo ha sido en otras tantas ocasiones. A Messi le encanta jugar en el Bernabéu y lo sigue demostrando cada vez que va.

Messi no marcó, pero ayudó a que el mejor Suárez volviera

El internacional por Argentina no pudo marcar ningún gol en el 0-3 del Barça al Madrid, pero sí aportó su granito de arena para conseguir recuperar la mejor versión de Luis Suárez. El rosarino decidió cederle el penalti del tercer gol culé al punta para que pudiera seguir ampliando su cuenta anotadora y recuperar así la confianza que había perdido semanas atrás.

En el Ramón Sánchez Pizjuán Messi le puso en bandeja al uruguayo el 2-4 con un pase de genio, que el ex del Liverpool aprovechó para marcar y romper así su sequía anotadora. Por ese gol llegó al Bernabéu con más confianza y con los dos tantos que marcó se va de Madrid con la autoestima por las nubes, tras haber demostrado que vuelve a tener la pólvora a punto.