EL JEFE DE PRENSA DE FRANCIA, TAJANTE

El momento más surrealista de la rueda de prensa de Antoine Griezmann

Antoine Griezmann y Paul Pogba en un entrenamiento de Francia
12/06/2018

Pistas sobre su futuro apenas ha habido, pero la comparecencia de Griezmann frente a los medios ha dejado un momento surrealista. El jefe de prensa de la selección francesa ha cortado la intervención de un periodista por usar su móvil para traducir una pregunta

La expectación que había por escuchar a Antoine Griezmann este martes se ha roto en apenas unos segundos, los que ha tardado el de Macon en confirmar, antes incluso de la tanda de preguntas, que no habría declaraciones sobre su futuro. El hermetismo sigue siendo la tónica habitual en todo lo que rodea al delantero, y esta no ha sido una excepción.

El resto de la rueda de prensa ha estado marcado por las cuestiones sobre el Mundial de Rusia y algún intento aislado de sacar información, que el jefe de prensa ha cortado vetando la mayoría de intervenciones en castellano. En una de ellas, además, se ha producido una situación surrealista, que el responsable ha cortado por la vía rápida.

Frente a su desconocimiento del francés, uno de los periodistas ha usado el traductor de su teléfono para formular una pregunta, lo que ha provocado varias risas entre los presentes. Como en cada ocasión que se nombraba a FC Barcelona o Atlético de Madrid, si el jugador no zanjaba el asunto lo hacía el asistente, y en esta lo ha hecho visiblemente enfadado.

Tras la carcajada correspondiente, Griezmann ha respondido que ya había dicho algo sobre eso, mientras el jefe de prensa dirigía de nuevo el turno pidiendo silencio y dando voz de nuevo a los corresponsales galos. La anécdota ha llegado sin tardar a las redes sociales, donde no han sido pocos los que se han hecho eco de la ocurrencia. El momento se ha convertido en viral en cuestión de minutos.

Cuenta atrás para conocer el futuro de Griezmann

Aunque Antoine ya sabía que muchos esperaban escuchar su decisión, apenas ha querido 'mojarse' sobre el tema, y lo más que ha aclarado es que no siente más presión porque se ha habituado con el ruido que le rodea desde hace meses. "La decisión está tomada, pero como he dicho, no es el momento ni el lugar para decirlo", ha resaltado para decepción de los interesados.

Tras insistir hace unos días en que antes del Mundial habra una respuesta en firme, al atacante se le acaba el tiempo, porque los días pasan y no hay novedades ni para unos, ni para otros. El sábado día 16 de junio, Francia se estrenará en Rusia frente a la selección de Australia, y para entonces ya podría hablar sin tapujos. O quizá, viendo su estrategia, siga imperando el silencio.