APUESTA DE JOSEP MARIA BARTOMEU

El motivo que ha llevado a Eric Abidal a la secretaría técnica del Barça

Eric Abidal durante la entrega de un premio de LaLiga a Luis Suárez
12/06/2018

Hace ya algunos días que Eric Abidal fue nombrado secretario técnico del FC Barcelona, en una decisión que causó cierta sorpresa. La apuesta de Josep Maria Bartomeu, más allá de lo deportivo, apunta a una mano tendida para mejorar la relación con los jugadores

El verano de 2018 apuntaba a traer algunos cambios al vestuario del FC Barcelona, pero los primeros han llegado en un organigrama del que se han caído algunos nombres para dejar paso a otros algo inesperados. La elección de Eric Abidal como nuevo secretario técnico ha causado cierta sorpresa, aunque habría un motivo muy claro para apostar por el francés.

La inexperiencia del ex futbolista en este campo ha hecho sospechar a más de uno, que considera peligroso que salga Robert Fernández para jugársela con el de Saint-Genis-Laval. Es cierto que la etapa del valenciano ha sido algo irregular, pero después de algunas incorporaciones muy discutidas, ha habido otros fichajes en los que sí ha dado con la tecla.

Según afirma 'Mundo Deportivo', Josep Maria Bartomeu intenta con el galo estrechar los lazos entre la directiva y los jugadores, algo distanciados desde hace un tiempo. El hecho de que haya vivido sus mismas experiencias en el Camp Nou y que se lleve muy bien con Leo Messi y otros de los cracks del primer equipo le convirten en el candidato perfecto.

Ramón Planes y Eric Abidal, un tándem ideal para el Barça

En este sentido, la contratación de Ramón Planes también se prevé como estratégica para el Barça, ya que se le ve como el complemento ideal para Eric Abidal. El catalán compensa a su nuevo compañero con 20 años de experiencia y un bagaje importante en clubes de todo el mundo, entre los que destacan varios del campeonato español.

Así, en vez de apostar por un aspirante más equilibrado y una única vía de poder, el club ha repartido funciones en su nueva secretaría técnica, que seguirá, además, controlada por Pep Segura. Fue él mismo quien decidió que había que romper con Robert Fernández para probar algo nuevo, y en algunos meses se verá si las previsiones han sido acertadas.

Además de atinar sin fallos en el mercado, los dirigentes culés pretenden acercarse a los futbolistas para que la entidad vuelva a ser un bloque unido, algo que facilitaría el cumplimiento de los objetivos al remar todos en la misma dirección. Lejos de tensiones, el objetivo es recuperar la fuerza del colectivo, y habrá que ver si los primeros cambios surten el efecto deseado.