VALVERDE NO LE DA MINUTOS

Las razones que justifican el ostracismo de Malcom en el Barça

Malcom, sin minutos
09/10/2018

Malcom vive una situación complicada en el FC Barcelona, ya que llegó ilusionado a la ciudad condal pero no está teniendo el protagonismo que esperaba cuando aterrizó procedente del Girondins de Bordeaux en el pasado mercado de fichajes

Malcom es el fichaje del pasado verano que menos protagonismo está teniendo en cuanto a tiempo de juego. Curiosamente, es el fichaje por el que el FC Barcelona tuvo que desembolsar una cantidad de dinero más grande. La cifra de su traspaso fue de 41 millones de euros, una cantidad que el brasileño todavía debe justificar.

El tema está en que no tiene apenas oportunidades de demostrar su talento. Con el paso del tiempo, el delantero brasileño se ha ido cayendo de las listas de convocados de Ernesto Valverde. Al empezar la temporada y en pleno auge de Ousmane Dembélé, empezó como suplente, aunque tuvo algunos minutos. Después de su lesión de tobillo, el brasileño empezó a quedarse fuera de las listas.

Según las informaciones de Mundo Deportivo, desde el club se dice que "hay un problema de fondo". También de logística. Con la idea clara del 4-3-3 antes de empezar la actual temporada, Malcom llegó para jugarse un puesto en el once con Dembéle, pero el francés le adelantó gracias a grandes actuaciones.

Después, la lesión que tuvo Malcom le afectó de manera importante, pero todavía se encontró con otro problema: Dembélé perdió el sitio en el once ya que Valverde apostó por adelantar a Coutinho a la posición de extremo y colocó a Arthur en el centro del campo. En ese momento, el francés pasó a ocupar el papel de revulsivo, que era de un Malcom que desapareció de las convocatorias.

Malcom no pierde la confianza

Malcom no pierde el espíritu de lucha y, según las informaciones de Sport, se mantiene firme y con la confianza necesaria como para seguir peleando por el puesto. Además, tras ser convocado por Tite con la selección de Brasil, no quiere perder el sitio, por lo que podrá todo de su parte para ganarse la confianza de Ernesto Valverde.

La conclusión en el club es que hay que tener paciencia con él. Malcom tiene 21 años y todavía está en proceso de adaptación al FC Barcelona, ya que viene de un fútbol muy distinto. Cuando lo haya hecho, su velocidad, su capacidad de regate y su tiro desde la media distancia pueden ser atributos muy útiles para el equipo.