EL LIVERPOOL, AL ASALTO DE EUROPA

Los peligros y las debilidades del Liverpool de Jürgen Klopp

El Liverpool celebra un gol contra el Oporto
18/04/2019

El Liverpool se ha convertido en pocos años en uno de los equipos más temibles de Europa. Un conjunto trabajado, con variantes y con el contragolpe más letal del fútbol europeo. Pero los de Klopp también tienen sus puntos débiles y el Barça deberá aprovecharse de ellos

La evolución del Liverpool de Jürgen Klopp es digna de elogio. Los 'reds' han pasado en apenas cuatro temporadas de ser un equipo sin rumbo a ser uno de los conjuntos más peligrosos del panorama futbolístico europeo. Todo el mundo sabe ya cómo juega en Liverpool y eso es gracias a Klopp. El alemán le ha dado un estilo de juego a los de Anfield y les ha devuelto a la élite del fútbol a lo grande.

La temporada pasada, los 'reds' llegaron a la gran final de la Champions League contra todo pronóstico. Demostraron ser un equipo letal en ataque, gracias al tridente formado por Firmino, Mané y un superlativo Salah, que se convirtió en la gran revelación del curso pasado. Pero a pesar de todas las cosas buenas que tenía ese equipo, en defensa todavía no era un conjunto sólido. La portería era un quebradero de cabeza para Klopp (todo el mundo se acuerda de Karius y sus 'cantadas' contra el Real Madrid') y en general le faltaba solidez defensiva.

Pero casi un año más tarde, ese equipo ha evolucionado y ha gando esa solidez en defensa que tanto necesitaba. Este año el Liverpool, a pesar de que sigue siendo temible de tres cuartos de campo para arriba, no es tan brillante en ataque, pero sí es mucho más eficaz en defensa. Van Dijk le ha dado mucho empaque al conjunto 'red' en la línea defensiva y las llegadas de Fabinho o Keita le han dado mucho más equilibrio al centro del campo. Además, Allisson sí es un portero de garantías y no da la inseguridad que daba Karius o que también dio en su día Mignolet.

En resumen, este Liverpool es bastante más equipo que el que se enfrentó al Real Madrid la temporada pasada en Kiev y eso es algo que el Barça debe saber. En ataque, la producción de Mo Salah y de Roberto Firmino es bastante menor y ya no dan tanto miedo, pero Mané ha aumentado sus registros y como tridente sigue siendo temible. Entre los tres suman más de 60 goles y al contrataque no hay nadie mejor que ellos. Ese era el gran peligro de los 'reds' el curso pasado y lo sigue siendo en este. 

Además, es un conjunto con muchas más alternativas y soluciones en mediocampo y en ataque. Fabinho y Naby Keita han sido dos llegadas muy productivas y están siendo muy importantes para que el Liverpool esté en la lucha por el doblete de liga y Champions. También llegó Shaquiri, que ha ido de más a menos y últimamente apenas entra en los planes del entrenador alemán. Origi, que en su día prometió mucho, volvió de su cesión en Alemania y está teniendo minutos de calidad. En definitiva, un conjunto con un once titular muy peligroso, pero con suplentes de garantías capaces de cambiar la dinámica del encuentro.

El Liverpool sigue sin ser perfecto en defensa

Hay que dejar claro que los de Klopp defienden mucho mejor que hace un año y que son mucho más sólidos, pero eso no quiere decir que sean el Atlético de Madrid del Cholo Simeone. Los ingleses siguen teniendo problemas atrás cuando les presionan mucho y todavía tienen margen de mejora en ese sentido.

El Oporto demostró en la primera parte que les cuesta defender las subidas de los laterales, ya que Mané y Salah ayudan menos de lo que deberían en defensa. Jordi Alba y Semedo o Sergi Roberto deberían aprovecharse de ello, sobre todo el de L'Hospitalet, que es uno de los laterales más peligrosos del fútbol mundial cuando se incorpora desde atrás. Su conexión con Leo Messi al espacio podría ser más decisiva que nunca. Ese debería ser uno de los campos de acción más evidentes de un Barça que deberá tener cuidado con las contras 'reds', pero que podría aprovecharse de sus despistes defensivos.