TRAS EL JALEO CONTRA LA REAL SOCIEDAD

Las quejas del Madrid por los árbitros ya tienen consecuencias: Penalti regalado en Copa

Sergio Ramos celebra un gol con el Real Madrid
10/01/2019

El fin de semana estuvo marcado en LaLiga por un penalti no señalado en el Real Madrid-Real Sociedad, y las quejas de los blancos han obtenido respuesta. Su triunfo en Copa del Rey frente al Leganés llega encarrilado por una pena máxima que no fue

Como dicen con razón algunos equipos más modestos, los grandes no tienen razones para quejarse, pero cuando lo hacen... En una jornada con tropiezos en la zona alta, la noticia del fin de semana fue la polémica del Real Madrid-Real Sociedad, con un penalti dudoso sobre Vinicius Jr del que se ha discutido hasta la saciedad. Y después de todo el jaleo, como era de esperar, el primer enfrentamiento de los 'merengues' ha tenido premio.

Consultando incontables repeticiones aún parece difícil determinar si la razón es para el carioca o para Gerónimo Rulli, pero los blancos han cumplido su propósito y es centrar las dudas que han provocado su crisis en el arbitrajeEl domingo todos discutían sobre el acierto de un VAR que acumula más conclusiones positivas que negativas, pero incluso el entrenador del Getafe, José Bordalás, que recibió al FC Barcelona, protestó en sala de prensa por lo que había ocurrido en el Santiago Bernabéu. Difícil de creer, pero aun así cierto.

La cuestión es que sea el debate, la llamada de Florentino Pérez al presidente de la RFEF o la presión que ejerce uno de los mejores clubes del mundo sobre los colegiados, esta vez hubo error en Butarque, y el silencioso beneficiado fue el conjunto madridista. Porque la campaña mediática de protesta esta vez bajó el volumen y miró hacia otro lado. Esta vez no conviene reclamar.

En un encuentro que dominaron los de Santiago Solari y en el que los 'pepineros' inquietaron a Keylor Navas, se protestó un derribo de Rodri Tarín a Álvaro Odriozola, que no señaló Gil Manzano pero le acabó condicionando. El choque fue de nuevo uno de aquellos dudosos, en los que nada pasaría si se pita pero tampoco si se deja pasar. No ocurrió así en el siguiente.

El trencilla sí dio como pena máxima una que no era, al filo del descanso y con el lateral entrando desequilibrado al área de los locales. Si hubo un error de Gerard Gumbau fue acercarse a un rival que se venía cayendo, porque acabó pagando los platos rotos y poniendo el primer clavo en el ataúd de los suyos. Un error de Unai Bustinza cedió a Lucas Vázquez el segundo, y un revolucionado Vinicius selló el tercero para 'clavar' la eliminatoria.

La autocrítica del Madrid no pasa por los arbitrajes

Y de nuevo, si el Leganés osa discutir por sus penas, el debate apenas durará cinco minutos, como la dura autocrítica que intentó hacer Luka Modric y que en casa le callaron bien pronto. Sergio Ramos apareció para advertir al croata que cada uno tiene su opinión pero que los trapos sucios se lavan dentro del vestuario, y el centrocampista, cansado por unos errores que se repiten semana tras semana tuvo que dejar paso al día de la marmota. Árbitros sí o árbitros no, pero el Real Madrid no se libra de la polémica.