LA REAL SOCIEDAD APROVECHÓ SUS OCASIONES

Casemiro y la falta de puntería condenan a un Real Madrid que no levanta cabeza (0-2)

Vinicius Jr se lamenta en un partido del Real Madrid
07/01/2019

Quería apartar las dudas con el año nuevo, pero al Real Madrid, 2019 no le da más que disgustos. Los blancos se dejaron tres puntos más en LaLiga contra una Real Sociedad efectiva, que aprovechó un penalti temprano de Casemiro y sentenció con un tanto de Rubén Pardo

El Real Madrid pretendía abandonar en 2019 las penas que le trajo el pasado año, pero está claro que en LaLiga no logra cosechar más que disgustos. Si el Villarreal le amargó un partido aplazado hace apenas unos días, esta vez fue la Real Sociedad la que 'pescó' tres puntos en un Santiago Bernabéu que ya no intimida como antaño. El tanto de Willian José fue decisivo para sobrevivir hasta que Lucas Vázquez fue expulsado, y Rubén Pardo sentenció la contienda en los instantes finales.

Y es que apenas se había alcanzado el minuto 2 en la capital cuando un derribo de Casemiro a Mikel Merino fue señalado por Munuera Montero como penalti. Los blancos no se podían creer la decisión del colegiado, pero lo cierto es que el brasileño empujó a su rival cuando este se internaba en el área y el centrocampista 'txuri urdin' acabó por los suelos. El punta no perdonó desde los once metros, y entonces empezó un recital de los locales.

Los hombres de Imanol Alguacil estaban muy nerviosos en defensa, pero les aguantó la tranquilidad para resistir a las embestidas 'merengues' y tratar de aguantar la posesión cuando tenían opciones con el balón. No hubo más agobios en la portería de Thibaut Courtois, y es que todas las ocasiones desde entonces fueron para los madridistas.

Perdonó Karim Benzema una grandísima oportunidad enviando fuera un rebote que le favoreció dentro del área, y poco más tarde era Vinicius Jr el que no precisaba en una vaselina sobre Gerónimo Rulli. Los guipuzcoanos sufrían contra un adversario que no paraba de encontrar huecos en su zaga, y no pasó demasiado hasta otra intervención salvadora del portero tras un tiro de la frontal de Luka Modric.

Si primero fueron los problemas atrás los que trastocaron los planes de los hombres de Santiago Solari, durante el resto del enfrentamiento se puso de manifiesto su impotencia ofensiva, ya que lo intentaron todo pero acabaron yéndose de vacío. Lucas Vázquez tuvo otra gran ocasión antes del descanso, pero su centro largo superó a Rulli y se estrelló en la madera.

La Real Sociedad aprovecha la desesperación del Real Madrid

La reanudación empezó con el mismo guion que el primer tiempo, aunque la Real se fue animando por la desesperación del Madrid. LaLiga se escapa para los blancos, que se lanzaron con todo a por el empate y acabaron ahogándose entre errores propios, aciertos rivales y polémicas arbitrales que no parecieron para tanto, pero que en esta situación crecen como un auténtico castillo.

A la triple ocasión que tuvieron los de casa contestaron Mikel Oyarzabal y Adnan Januzaj, y después llegó otra de las acciones que acabaron determinando el resultado del encuentro. Solari había hecho un cambio ofensivo dando entrada a Isco por Casemiro, pero el golpe de gracia lo dio Lucas Vázquez ganándose a pulso una expulsión por doble amarilla. El gallego había visto una en el minuto 40, y la segunda fue más que clara por cortar una contra con una zancadilla por detrás.

Las dudas seguían centrándose en la actuación de Munuera Montero, que esta vez no señaló penalti en una acción entre Vinicius y Rulli. El guardameta no tocó balón en la salida desesperada para frenar al brasileño, aunque tampoco pareció contactar con la pierna de un futbolista que quizá se tiró demasiado pronto pensando en sacar rendimiento a su uno contra uno.

El partido estaba roto en el Bernabéu, y entre tanta locura selló su triunfo la Real Sociedad. La enésima contra de los 'txuri urdin' si la condujo bien Willian José, que puso pausa a su ataque, centró con acierto al segundo palo y encontró la cabeza de Rubén Pardo, que remató cruzado para poner el 0-2 y certificar que este Real Madrid sigue teniendo mucho por mejorar.