LA UEFA LIMITA AL PARIS SAINT-GERMAIN

La rocambolesca estrategia del PSG para fichar a un ex del Barça

Adama Traoré en un partido del Middelsbrough
20/06/2018

Aunque no recibió sanción de la UEFA, el PSG no lo tendrá fácil en un verano en el que deberá cuidar mucho sus gastos. Para no pasarse de los límites, los galos han ideado una estrategia surrealista para amarrar el fichaje de un ex del FC Barcelona

Hace algunos días, el PSG recibió la buena noticia de que no será sancionado por la UEFA, pero su aventura en el mercado de fichajes no va a ser nada sencilla. Los franceses deben empezar por vender para ajustarse al déficit máximo que permite la normativa, y después tendrán que vigilar para no exceder los límites y arriesgarse, esta vez sí, a una penalización. La amenaza habría provocado un ataque de creatividad.

Y es que el conjunto que dirige Thomas Tuchel no habría renunciado a reforzarse para su nuevo proyecto, que empezó con la marcha de Unai Emery y ha cambiado algo en planteamiento desde el aterrizaje del alemán. Además de otros planes para el equipo, el de Krumbach tendría su propia lista de altas y bajas, y en la medida de lo posible, el club intentará contentarle.

Un futbolista que gusta a los parisinos es Adama Traoré, ex del FC Barcelona y actual jugador del Middelsbrough. El extremo ha vivido un gran año en la Championship, y los 'bleus' son uno de los pretendientes que le andan detrás. El problema, en su caso, es que tienen que vigilar mucho con sus ofertas, porque hasta que certifiquen algunas salidas, tienen condicionadas las llegadas.

Este escenario habría provocado la búsqueda de una solución de lo más surrealista, y es que según informa 'Arab News', el PSG pretende que un club amigo fiche al delantero para luego vendérselo más barato. Aprovechando sus contactos en Qatar, podrían así franquear la barrera que suponen los 24 millones de euros en los que está tasado el de L'Hospitalet de Llobregat.

El PSG impone su ley en Europa

Aunque está claro que esta estrategia suscita muchas dudas a nivel moral, no está claro que sea una práctica prohibida, aunque eso no quita que pueda dar lugar a otra investigación de la UEFA o incluso a un cambio de normativa. Los propietarios de múltiples equipos ya están sujetos a ciertas limitaciones, precisamente para que no puedan sacar ventajas como la que pretendería el PSG.

Hace unos meses, los franceses ya quisieron ser más listos que nadie incorporando a Neymar y camuflando el fichaje de Kylian Mbappé en una cesión, y aunque finalmente han salido airosos, han estado en riesgo de acabar con un duro castigo. Si siguen jugando con fuego, puede que acaben quemándose, y la Champions, su gran objetivo, podría quedar vetada.