GOLEADORES EN LA SUPERCOPA

Saltaron chispas entre Sergio Ramos y Diego Costa: Codazo de uno y patada del otro

Sergio Ramos y Diego Costa en la Supercopa de Europa
15/08/2018

Son compañeros en la selección española pero no lo parecieron en la Supercopa de Europa. La polémica volvió a perseguir a Sergio Ramos y Diego Costa, porque el central dio un codazo al delantero y este respondió con una patada minutos más tarde

La Supercopa de Europa fue la primera batalla del curso entre Real Madrid y Atlético, y con un trofeo en juego hubo varios duelos en los que saltaron chispas. El título finalmente se lo quedaron los rojiblancos, pero de uno y otro bando surgieron quejas por las jugadas polémicas del enfrentamiento. Ninguno se cortó a la hora de 'rozarse' con el contrario.

El primero en desatar los comentarios fue Sergio Ramos, que apenas tardó 8 minutos en 'saludar' a su compañero de selección Diego Costa. El sevillano y el hispano-brasileño se vieron a menudo durante los minutos en los que coincidieron en el césped, y cada pique de uno era respondido por el otro.

En un salto de cabeza por un balón dividido, el camero alargó el brazo e impactó con el codo en la cara del punta, provocando la primera subida de tensión... Que acabó en nada. Los colegiados sancionaron la falta pero no hubo ni rastro de tarjeta, a pesar de que quizá, una amarilla hubiera sido, como poco, lo justo.

De hecho, el madridista repartió alguna entrada dudosa más antes de ser sancionado con cartulina... ¡En el minuto 112! La dureza habitual del zaguero se equilibró en un encuentro en el que nadie quería ceder terreno, y en el que las discusiones se zanjaron sobre el césped y no con demasiada paz.

Diego Costa devolvió una patada a Ramos

El propio Diego Costa, viendo que no hubo contestación arbitral, se tomó la justicia por su mano y atizó a Ramos en la segunda mitad, en una acción que pareció más fortuíta de lo que quizá fue. Ambos pugnaban por un balón y el defensa cayó al suelo, provocando un tropiezo del atacante que le golpeó en la cabeza con sus piernas.

En este caso, el de Lagarto sí recibió una amonestación, lo que abrió una guerra que fue más allá del pitido final. Nunca llueve a gusto de todos, pero en el caso de madridistas y atléticos, siempre hay casos para el debate, en especial si hay entradas y polémicas en juego.