EL VIDEOARBITRAJE EN EUROPA, CON CONDICIONES

La UEFA no quiere líos: En Champions habrá tarjeta amarilla a los jugadores que pidan el VAR

Los jugadores de Leganés y Real Madrid esperan durante una consulta al VAR
10/02/2019

El VAR se estrena esta temporada en la Champions, y la UEFA se ha puesto manos a la obra para regular al máximo su aplicación. Ya se ha advertido que los futbolistas que reclamen la revisión de una jugada al árbitro serán amonestados con una tarjeta amarilla

Hace unos meses era apenas un desconocido, pero ahora el VAR es protagonista absoluto en el fútbol europeo. El sistema de videoarbitraje se ha implantado en las grandes ligas del viejo continente, y además se estrenará en la fase eliminatoria de la Champions 2018-19. Eso sí, a la máxima competición internacional llegará con una normativa muy específica.

Una de las grandes inquietudes de la UEFA es que la tecnología este muy bien controlada y delimitada, y es por eso que está centrando sus esfuerzos en aparcar por completo la incertidumbre que pueda haber respecto a su actuación. El organismo se ha reunido en varias ocasiones con clubes, entrenadores y colegiados, y trata de aclarar en la medida de lo posible todos los puntos de su aplicación.

En este sentido, el Director de Arbitraje Roberto Rosetti explicó en un encuentro con periodistas que habrá un ligero cambio respecto al uso que se hace en los torneos domésticos. Los futbolistas se han acostumbrado a que cuando hay polémica se protesta al árbitro y se pide la revisión de la jugada en cuestión, algo que estará terminantemente prohibido.

El italiano se mostró rotundo respecto a esta iniciativa, y subrayó que cualquier jugador que pida el VAR verá una tarjeta amarilla. "Es inaceptable que un jugador pida el VAR y debe ser amonestado de igual forma que cuando pide una amarilla para un contrario", explicó, y confirmó que esta instrucción será transmitida a los trencillas para que estén protegidos en todo momento.

El ex árbitro turinés argumentó también que por el momento no habrá especialistas como tal al cargo del sistema, pero que en unos años se comprobará cómo evoluciona su utilización. Además, concretó que no se ampliarán los supuestos trabajados -goles, penaltis, rojas directas y confusiones de identidad- y que la intención es sólo una: "El objetivo es proteger el fútbol. No queremos destruir el juego y las decisiones deben ser sobre cuestiones fácticas".

"El VAR no es perfecto y no va a acabar con la polémica porque en el fútbol hay muchas zonas grises. No lo puede resolver todo. Detrás de los monitores hay personas y pueden cometer errores. Es importante que se reduzca el tiempo, pero no ha de interferir en la decisión para tomar la decisión adecuada", argumentó, subrayando que no habrá presiones cuando se decidan consultar las pantallas.

Enfado de la UEFA por la baja asistencia a la reunión sobre el VAR

El mensaje de Rosetti llega pocos días después de que Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, expresara su disgusto por la baja asistencia de los clubes a la última reunión sobre el VAR. Solamente cinco de los 16 entrenadores convocados -el total de equipos clasificados para octavos de final- estuvieron en el encuentro que tuvo lugar en Frankfurt, algo que molestó notablemente al ejecutivo del máximo organismo del fútbol europeo.

"Preparamos una reunión con los entrenadores de todos los clubs en Frankfurt este lunes y sólo cinco vinieron. No sólo es una falta de respeto, la influencia que tienen los entrenadores es enorme. Si se quejan de los árbitros deberían venir y ver qué dicen los expertos", apuntó, antes de insistir con visible malestar en que "no tienen excusas, especialmente los que ni siquiera vinieron".