LOS FICHAJES LE DEJARÍAN SIN SITIO

La decisión del Barcelona con Aleñá si llegan De Jong y Rabiot

Carles Aleñá, destinado a triunfar en el FC Barcelona
29/12/2018

Carles Aleñá es una de las grandes perlas de la Masia en los últimos años, motivo por el que se le debe cuidar bien para que acabe triunfando. No obstante, los fichajes de Adrien Rabiot y de Frenkie de Jong podrían dejarle sin sitio

El FC Barcelona está trabajando duramente en los fichajes de Frenkie de Jong y de Adrien Rabiot. El primero sería para apoyar y darle relevo generacional a Sergio Busquets, que cumplirá 31 años en 2019. En el caso del francés, llegaría como una oportunidad de mercado con proyección de futuro para reforzar la posición de interior.

Ambos fichajes incidirían directamente sobre las oportunidades de una de las grandes joyas de la Masia en los últimos años: Carles Aleñá. El centrocampista de Mataró, que se desempeña mejor jugando en la posición de interior, perdería protagonismo en el primer equipo si llegan el holandés y el francés.

Hay que recordar que, actualmente, hay tres jugadores considerados titulares habituales en la posición de interior: Ivan Rakitic, Arturo Vidal y Arthur Melo. La previsión es que llegue Rabiot para doblar los dos roles de interior y dar salida a jugadores como Denis Suárez o Rafinha, con los que no se cuenta para el futuro.

El caso de Aleñá es muy distinto, ya que se considera que su progresión puede ser muy buena en los próximos años. Actualmente tiene 20 y mucho margen de mejora, aunque ya apunta maneras en el primer equipo. No obstante, si llegan Rabiot y De Jong, apenas tendría minutos, por lo que el FC Barcleona debería valorar una cesión.

Al contrario de jugadores como Juan Miranda o Riqui Puig, Aleñá se ha curtido en el filial azulgrana y está totalmente preparado para jugar en Primera División. Estar en el FC Barcelona una temporada entera casi sin jugar sería desperdiciar un jugador de mucho talento y privarle de partidos en la máxima categoría.

Ceder a Aleñá, ¿la solución?

Un talento como el de Carles Aleñá no puede quedarse en el banquillo, pero con competencia tan dura como la de Rakitic, Vidal, Arthur o Rabiot lo más probable sería no tener demasiados minutos. Cederle una o dos temporadas a un equipo con aspiraciones como el Real Betis o el Sevilla podría curtirle y prepararle mientras otros jugadores le cierren la puerta en el Camp Nou.