LOS 'SPURS', SEMIFINALISTAS

El Tottenham resiste a una lluvia de goles y deja al City fuera de la Champions (4-3)

Fernando Llorente celebra un gol con el Tottenham
17/04/2019

Pep Guardiola había advertido que en el Etihad Stadium aparecería el ritmo que faltó en Londres, y no le faltó razón en un Manchester City-Tottenham de auténtica locura. Pese a las bajas, los de Mauricio Pochettino resistieron y están en semifinales de Champions

Muchos habían criticado que el encuentro de ida en Londres había tenido más intensidad que ocasiones, pero Manchester City y Tottenham se lo guardaron todo para la vuelta de Champions. En el Etihad Stadium se vivió un partido de locos que iba 2-2 en el minuto 11, y que hasta el último segundo del descuento transitó en medio de una auténtica montaña rusa. Lluvia de goles, polémicas, VAR... Y una emoción incomparable que deja a los 'spurs' como semifinalistas.

En apenas 4 minutos, Raheem Sterling había igualado el cruce, con una acción marca de la casa que confirmó que ambos aspirantes querían luchar a tumba abierta. Típica acción del inglés por banda izquierda, diagonal para abrirse hueco y derechazo con rosca al que no pudo responder Hugo Lloris. Pintaba bien para un Pep Guardiola que avisó que saldría a ganar, pero iban a contestar los de Mauricio Pochettino.

Dos errores de Aymeric Laporte habilitaron a Son Heung-Ming, que dio la replica con dos latigazos que voltearon de inmediato el marcador. En el primero, fallaron el central y Ederson, que no pudo desviar un tiro muy centrado del coreano. En el segundo, fue el punta quien buscó las cosquillas al guardameta, con otro intento más enroscado que igualmente acabó besando la red.

Los instantes iniciales estaban siendo de infarto, y en otro parpadeo llegó la igualada de los 'sky blues'. Esta vez desde el perfil derecho quien trazó la diagonal fue Bernardo Silva, cuyo disparo pegó con fortuna contra las piernas de Danny Rose y envenenó un balón que dejó sentado al cancerbero y rebasó mansamente la línea.

Después de los fuegos artificiales hubo tregua, aunque no por mucho tiempo. Decidió el City que había que tirar de posesión para tratar de recuperar la ventaja, y tras un aviso de David Silva lo logró. Jugada de tiralíneas entre un Bernardo que cedió de tacón para Kevin De Bruyne para que este centrara raso y duro al segundo palo, donde esta vez Sterling sólo tuvo que empujar.

En el viaje hasta el descanso lo más relevante fue la lesión de Moussa Sissoko, que intentó aguantar pero obligó a Pochettino a sacar al único suplente de su banquillo que valía como atacante. Ajuste en su esquema y Fernando Llorente al verde, antes de que Son detuviera los corazones de la hinchada local con un pelotazo colocado que se marchó cerca de la madera. 

El VAR y el Tottenham sentencian al City

El paso por vestuarios no cambió en nada el guion del enfrentamiento, y el City volvió en la reanudación dispuesto a poner en apuros a Lloris. La tuvieron de nuevo Sterling, Bernardo Silva y el Kun Agüero, aunque entre los errores de los atacantes y el acierto del galo no hubo, de momento, más movimientos en el electrónico, porque así lo quiso igualmente un Ederson que tuvo que frenar a Llorente.

Casi a la hora de partido estalló en alegría el Etihad, porque esta vez sí llegó un tanto de Agüero que ponía en bandeja el pase. El 4-2 nació en Ilkay Gündogan, que cedió el esférico a un De Bruyne que volvió a abrir el tarro de las esencias. El centrocampista dejó en buena posición a un ariete como el argentino, que a la que vio un hueco no se lo pensó y fusiló al portero.

Después de unos instantes en los que el Tottenham quedó noqueado, se volvieron a igualar las fuerzas, y llegó una polémica que marcó el cruce. Un saque de esquina puso de manifiesto la amenaza que suponían los 'spurs' por alto, aunque el VAR tuvo que revisar en profundidad la jugada porque Llorente pudo golpear con la mano antes de enviar el balón al fondo de las mallas.

Los colegiados dieron luz verde a la diana y eran los de Manchester los que estaban contra las cuerdas, porque ganaban de uno pero no era suficiente. Se la jugó Guardiola con Sané y a punto estuvo de salirle bien, pero Gündogan envió a las nubes una buena prolongación del germano. Como no podía ser de otra forma, el duelo acabó con lío, en una nueva intervención de la tecnología.

Hubo explosión 'citizen' en el minuto 93, pero se vio interrumpida por el VAR. Christian Eriksen cedió un pase muy peligroso atrás y su envío rozó a Bernardo Silva, lo que fue suficiente para dejar en posición antirreglamentaria a Agüero y sin validez el gol de Sterling. Con sangre sudor, lágrimas y derrota, el Tottenham está en semifinales, en las que no aparecerá el City.