Ernesto Valverde en una rueda de prensa del FC Barcelona

LA TEMPORADA 2018-19, DECISIVA

Las claves para juzgar si Ernesto Valverde es el entrenador adecuado para el FC Barcelona

Publicación:13/04/2018 - 01:33h

Actualización:13/04/2018 - 10:42h

Uno de los más señalados por la derrota del FC Barcelona en Champions es Ernesto Valverde, aunque el técnico merece una pequeña tregua. Más allá del error cometido, el curso pintaba mal y puede acabar a lo grande, y la temporada que viene será la decisiva

Ver calendario del FC Barcelona

Ni todos son tan buenos en las victorias, ni son tan malos en las derrotas. Precisamente, en la última se ha señalado a un Ernesto Valverde al que se culpa de todos los males del FC Barcelona, pero ni el técnico era tan bueno antes, ni es tan malo ahora. Para evaluar su tarea hace falta ponerla en contexto, y de momento, el extremeño aprueba con nota.

La Champions será un borrón indiscutible en el expediente del Txingurri, pero cabe señalar que hace unos meses nadie auguraba un buen año para este equipo. El fin de ciclo se acercaba, Neymar dejaba al Camp Nou en la estacada, el vestuario parecía frágil y acabado y los fichajes eran un calvario difícil de superar. Pero todo eso quedó a un lado.

Este debía ser un año de transición para los catalanes, pero lejos de sufrirlo, lo han trabajado hasta situarse en la misma exigencia de siempre, reclamando un triplete que ha estado vivo hasta el final. Es cierto que se ha perdido de la manera más inesperada y de la más inadecuada, pero también hay que valorar lo que le trajo hasta aquí.

La temporada 2018-19, el juicio real a Valverde

Es por eso que todavía no hay que pedir responsabilidades a Valverde, más allá de las que, obviamente debe asumir. El verdadero juicio llegará en un año, en un curso 2018-19 en el que su proyecto ya llevará su sello personal. Habrá superado el kilómetro cero, echado a andar e implantado unos conceptos que de momento han mejorado al grupo, y que aunque deben pulirse le han devuelto esa pinta de sólido campeón.

Cuando se llegue al final de la próxima campaña ya no valdrán las excusas, porque ya se ha calmado el vestuario, reforzado la plantilla y sentado unas bases. Esto es el verdadero principio, y si parte con un doblete, mejor que mejor. A partir de ahí, el entrenador se la juega, y en una plaza tan complicada como el Camp Nou, debe demostrar lo que vale.

Los puntos a mejorar de Ernesto Valverde en el Barça

El juego

Ahora que ha recompuesto un once que se rompía, debe encontrar el equilibrio entre solidez y buen juego. De su cuenta corren aciertos como el doble pivote, el dibujo asimétrico o la recuperada libertad de Leo Messi, pero toca superar la excesiva dependencia del argentino y darle alegría al balón, porque en este curso se ha trabajado con lo que había y en ocasiones ha parecido demasiado poco.

Una de las claves para el éxito será la presencia de creadores que acompañen al '10', ya que de ellos depende tradicionalmente el estilo azulgrana. Dependiendo de si se queda o no Andrés Iniesta habrá unas u otras perspectivas, pero jugadores del perfil de Philippe Coutinho, Arthur o incluso Denis Suárez deben dar un paso adelante, porque de ellos depende que este sea un conjunto imaginativo o simplemente práctico.

Está claro que para empezar, Valverde había elegido un buen camino, porque hasta que se quedó sin gasolina en Roma había encontrado una buena táctica en Europa. Atrevimiento en el Camp Nou y consistencia lejos de casa, cerrando una herida que había desangrado a los azulgrana en los últimos tiempos. Se abrió en el peor momento en el Olímpico, pero si consigue mantener esa competitividad, este Barça puede llegar lejos. 

Las rotaciones

Una de las grandes culpables del fracaso europeo ha sido la gestión de la plantilla, que tuvo más ritmo a principio de curso pero se atascó con el paso de los meses. La habilidad de devolver la confianza a jugadores como Paco Alcácer o Denis Suárez se le escurrió a Ernesto Valverde tras el mercado invernal, en el que se acabaron las oportunidades y se dio paso al inmovilismo.

Si cree que no valen, el técnico debe alzar la voz, y si un día los hizo funcionar, debe seguir apostando por ellos. En un equipo como el Barça no se pueden superar las temporadas con 12 o 13 referentes, más cuando entre los 25 -por fijar un número- miembros del vestuario hay algunos de los mejores del mundo. El cansancio es un factor que también juega, y aunque lo hace para todos, hay profundidad como para exigir algo más.

Es cierto que este año el preparador extremeño se ha ceñido a lo que había y a lo que le traían sin rechistar, pero con más tiempo, experiencia y mando debe 'mojarse' en los fichajes. De nada sirve gastar 200 millones si sus efectivos no le convencen, y aunque él debe ser capaz de trabajar con lo que tiene, también se le deben proporcionar las piezas que necesita para hacer realidad sus ideas.

La cantera

De la misma manera que las rotaciones, la cantera ha ido de más a menos, con una presencia que se ha ido reduciendo sin remedio. Valverde ha tendido a sobreproteger a los jóvenes en un curso tan exigente como peligroso, pero, de nuevo con más partidos a sus espaldas, hay que exigirle más.

Ahora ya ha valorado quién le vale y quién no en el primer equipo, y ya ha trabajado en las distancias cortas con las promesas del filial. Poco a poco, debe repartir oportunidades y tomar decisiones de peso, porque de su actuación en el presente depende el Barça del futuro. Le quedan unos meses para cerrar un prometedor primer curso, pero en el siguiente, sí o sí, debe seguir mejorando.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 36
Levante
FC Barcelona

Levante - FC Barcelona

Martes, 11 de mayo de 2021 22:00h
Estadio Ciutat de València
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído