El atacante canario marcó el gol de la victoria en los últimos minutos

Pedro regala la Supercopa de Europa al Barça antes de irse

Pedro regala la Supercopa de Europa al Barça antes de irse

Publicación:11/08/2015 - 22:48h

Actualización:

Ver calendario del FC Barcelona

El atacante canario del FC Barcelona, Pedro Rodríguez, se erigió como auténtico héroe de la Supercopa de Europa 2015 contra el Sevilla marcando el gol de la victoria de los de Luis Enrique (5-4) en la prórroga tras un mal rechace de Beto a un potente disparo de Leo Messi

Tickets | Entradas Supercopa de España: Barcelona vs Athletic
Tickets | Entradas Supercopa de España: Athletic vs Barcelona

Si Pedro Rodríguez termina siendo traspasado al Manchester United, algo más que probable según apuntan las últimas declaraciones del secretario técnico del FC Barcelona, Robert Fernández, seguro que se llevará un buen recuerdo de su último partido con la camiseta azulgrana. El atacante canario anotó el gol de la victoria en la Supercopa de Europa 2015 frente al Sevilla en el Boris Paichadze de Tbilisi (5-4) aprovechando un mal rechace del guardameta portugués Beto, que no logró atajar un potente disparo de Leo Messi desde fuera del área.

Pedro Rodríguez, en este sentido, decidió la Supercopa de Europa y además puso el broche de oro, seguramente, a su carrera profesional con el FC Barcelona. El gol llegó en el minuto 115 de partidos, exactamente el mismo minuto en el que marcó contra el Shaktar Donetsk en la Supercopa de Europa de 2009. Luis Enrique no le colocó en el once titular debido a su inminente traspaso al Manchester United, pero en la segunda parte no dudó en usar sus servicios cuando le necesitó.

Y cuando el equipo más requería el dinamismo en ataque de un hombre fresco, el tinerfeño apareció en la prórroga para compensar las debilidades defensivas y regalar al Barça el primer título de la temporada 2015-16, manteniéndolo vivo además en la lucha por conseguir el sextete de 2015 si se consiguen también la Supercopa de España frente al Athletic de Bilbao y el Mundial de Clubes.

Todos celebraron con efusividad el gol de Pedro. Luis Enrique, los jugadores del banquillo, el cuerpo técnico y, en especial, el propio futbolista. Pedro corrió hacia la banda y chutó todo lo que tenía por delante. El banderín de córner, el panel publicitario... Todo rozó sus botas fruto de una mezcla de emociones desencadenada en rabia. Rabia porque quizá se haya sentido infravalorado durante los últimos años en el Barça, y también porque el fútbol le ha dado la gloria con el equipo azulgrana justo cuando está a punto de marcharse. Eso sí, por la puerta grande.

Hoy destacamos

Lo más leído