Leo Messi, lamentándose sobre el césped de Anoeta

REAL SOCIEDAD 1-0 FC BARCELONA

La maldición del Barça en Anoeta da emoción a la Liga (1-0)

Publicación:9/04/2016 - 22:16h

Actualización:9/04/2016 - 22:19h

El FC Barcelona cuajó un partido idéntico al de la temporada pasada en Anoeta, y prolongó la "maldición" del campo de la Real Sociedad. Los de Luis Enrique han perdido el colchón de puntos y ya sólo están tres por encima del Atlético

Entradas para los partidos del FC Barcelona

Partido dinámico, vistoso y muy importante para el FC Barcelona en la lucha por el título de Liga BBVA. Los de Luis Enrique afrontaron el encuentro en Anoeta -terreno maldito desde hace varias temporadas- con el gran objetivo de lograr una victoria que sirviera para mantener la distancia de seis y siete puntos con respecto a Atlético y Real Madrid al frelnte de la clasificación, pero el encuentro no empezó como esperaban los aficionados del FC Barcelona, sin duda. Y es que, en el minuto 5 de partido, la Real Sociedad aprovechó su primera oportunidad clara para meter un centro al punto de penalti que fue rematado por Oyarzábal al fondo de la portería de Claudio Bravo, quien hizo la estatua y no pudo estirarse para detener el colocado remate. Una vez más, el Barça había salido desconectado en Anoeta y demasiado permisivo con las llegadas locales, sin presionar lo suficiente y algo falto de intensidad, y lo había pagado con creces encajando el primer gol del partido nada más empezar.

La nota positiva era que todavía quedaba mucho duelo por delante y el FC Barcelona tenía tiempo para remontar, pero los planes iniciales del equipo se fueron al garete. El gol, en cualquier caso, pareció despertar ligeramente a un Barça que consiguió durante los minutos posteriores asediar el área de la Real Sociedad y encerrar a los "txuri urdin" en su propio campo. Leo Messi dispuso de una clara oportunidad tras encontrarse un balón muerto al borde del área, pero el disparo del argentino se marchó desviado, por encima de la portería de Gerónimo Rulli. Tras esa ocasión el Barça siguió llegando con frecuencia, pero los vascos se mostraron contundentes en defensa y no tuvieron demasiados problemas para rechazar el peligro, llevando a cabo además una presión de balón sobre Leo Messi que sirvió para que "La Pulga" protagonizara diversas pérdidas de balón. En el centro del campo, Busquets, Rafinha y Arda Turan tampoco estuvieron muy finos con el balón en los primeros minutos, sin fraguar una superioridad clara que desembocara en posesiones largas de balón en terreno de la Real Sociedad.

Messi y Neymar no resquebrajan la defensa "txuri urdin"

Si en el Clásico y en la ida de Champions el FC Barcelona no mostró ni mucho menos su mejor versión de la temporada, tampoco fue así en el primer cuarto de hora de partido contra los de Eusebio Sacristán, muy bien ordenados sobre el césped, con las ideas muy claras y con un Mikel Oyarzábal que se convirtió en una poderosa arma para los locales al contraataque, aprovechando su velocidad y lucha incansable con los centrales del FC Barcelona. Carlos Vela puso un preciso centro al área de Bravo en el minuto 15, que por muy poco no fue rematado por De La Bella, tras un resbalón de Mascherano. El Barça no imponía su ley en el campo, mientras que la Real Sociedad mostraba una gran intensidad y tampoco generaba ocasiones claras de peligro, pero al menos conseguía torpedear todas las intentonas de Messi, Neymar y compañía en ataque. En cuanto a Munir El Haddadi, hacía semanas que no tenía minutos a las órdenes de Luis Enrique, y ello se notó durante unos primeros compases de partido en los que estuvo desaparecido y, además, impreciso en las conexiones con sus compañeros a la hora de buscar líneas de pase.

En el minuto 20 de partido, una falta peligrosa al borde del área de Rulli se antojó como una oportunidad para que Leo Messi desatascara el partido con un libre directo, pero lamentablemente el tiro se marchó también por encima de la portería del joven guardameta argentino. Arda Turan, Neymar y Messi buscaban un resquicio en la férrea defensa de la Real Sociedad, pero no lo encontraban, pasando el choque por una fase en la que el Barça jugó prácticamente todo el rato en tres cuartos de cancha, pero sin causar peligro y corriendo el riesgo de que los locales pudieran montar algún que otro contraataque peligroso, lo que al parecer se había convertido en la estrategia de los de Eusebio Sacristán. En el minuto 28, una combinación efectiva entre Arda y Messi provocó un serio desajuste en la zaga "txuri urdin", pero la acumulación de contrarios en el área de Rulli provocó que la oportunidad terminara en nada, sin que la internada de Leo Messi acabase en una jugada de peligro.

Luis Enrique no acierta con la fórmula de nuevos interiores

Desde el banquillo Luis Enrique intentaba animar a sus jugadores, pero a la media hora de partido el resultado seguía sin moverse en el marcador, con ventaja para la Real Sociedad desde el minuto 4. Sin la presencia de Luis Suárez como "nueve", la delantera del Barça no tenía la misma brega, intensidad ni acierto a la hora inventar jugadas de ataque, y el equipo lo pagaba con creces en un desierto de potencial ofensivo -hasta el momento- sin oasis a la vista. En el minuto 32, un disparo desde fuera del área de Arda Turan provocó una buena intervención de Rulli, que logró atrapar el balón y montar un contraataque en el que Carlos Vela dio la réplica local, con un tiro a puerta que se marchó demasiado a la derecha de la portería de Bravo. El Barça daba muestras de desesperación en algunas jugadas y, sobre todo de precipitación en la toma de decisiones.

La Real Sociedad, por su parte, jugaba su juego y esperaba al Barça en su propio campo, contento con el primer gol y dispuesto a defenderse con uñas y dientes hasta el final. Los interiores del FC Barcelona, Rafinha y Arda Turan, no aparecían demasiado y eso hacía que fuera prácticamente conectar con Neymar Jr, Leo Messi y Munir en ataque, con Iniesta y Rakitic mirando preocupados el encuentro desde el banquillo. Transcurridos 40 minutos de juego, se notaba que Luis Enrique no había acertado colocando a dos interiores no habituales en el once, quitando de golpe a Iniesta y Rakitic y dotando al equipo blaugrana de un desequilibrio permanente tanto en ataque como en defensa. Rafinha y Arda no tenían buenos mecanismos en la presión a la hora de defender, y tampoco brillantez de ideas en atauqe para conectar con el "10" y el "11" culés, provocando que Leo Messi tuviera que bajar demasiado para recibir y perdiera así potencial ofensivo. Luis Enrique debería cambiar muchas cosas en la media parte, y la primera de ellas, antes de que terminara la primera mitad, fue mandar calentar a Andrés Iniesta.

Iniesta cambia la cara del Barça, pero no es suficiente

El segundo acto, efectivamente, empezó con la presencia de Iniesta en detrimento de Rafinha, que todavía no está lo suficientemente rodado como para un partido completo de alta exigencia. Pese al descanso, no obstante, la pájara del FC Barcelona pareció continuar al menos durante los primeros minutos. Y es que, en el minuto 47, la Real Sociedad estuvo a punto de marcar el segundo gol en una jugada enrevesada, con la salida de Bravo de su portería para tapar espacios y con un pase de la muerte que por fortuna la defensa azulgrana consiguió repeler. El Barcelona estaba concienciado de que debía remontar el partido, pero en algunas acciones parecía que lo físico no llegaba a lo mental, en un quiero y no puedo de algunos jugadores mermados por el cansancio y la acumulación de partidos. Pese a ello, en el minuto 5 un buen pase en profundidad de Andrés Iniesta estuvo a punto de ser rematado por Leo Messi, quien de espaldas no logró ver portería.

Eran jugadas aisladas, porque el FC Barcelona no encontraba fluidez en ataque debido en gran parte al acierto defensivo de los de Eusebio Sacristán, cada vez más optimistas con la posibilidad de llevarse algún punto del duelo contra el Barça, o incluso la victoria. Andrés Iniesta rompía esquemas sobre el terreno de juego y era el único jugador que parecía más fresco de ideas por parte del bando culé. En el minuto 53, de hecho, protagonizó un potente disparo desde fuera del área que provocó un paradón de Gerónimo Rulli, el joven portero de la Real Sociedad que tan sólo había tenido que intervenir en esa ocasión y en un disparo de Arda Turan en la primera mitad, las dos veces haciendo gala de unos grandes reflejos. En el minuto 58, Luis Enrique volvió a mover el banquillo y dio entrada a Jordi Alba para que el FC Barcelona tuviera más llegada ofensiva por la banda izquierda, recolocando a Sergi Roberto en la posición de interior y mandando a Arda Turan al banquillo con una nueva tarjeta amarilla.

Cruel guión para un Barça que da emoción a la Liga

Los minutos iban pasando, el Barça no marcaba y los nervios empezaban a enturbiar las cabezas de los jugadores azulgrana, cada vez más precipitados en sus decisiones a la hora de conectar con la delantera y buscar rápidas jugadas ofensivas. En el minuto 62, un disparo de falta de Neymar Jr rozó la escuadra de la portería de Rulli, pero se marchó fuera para desesperación del brasileño. A partir de ahí, el Barça apretó cada vez más y puso más intensidad en el juego, con la voluntad de que no se escaparan tres puntos que podrían ser claves en el devenir de la Liga BBVA. A falta de veinte minutos para el final del partido, sin embargo, la Real Sociedad seguía férrea en defensa y además empezaba a perder tiempo en algunas jugadas, buscando alargar al máximo cada acción para que el FC Barcelona tuviera cada vez menos opciones de empatar el duelo.

Oyarzábal, dando muestra de una gran capacidad física, bajaba a achicar balones a campo propio y se ganaba ovaciones de la afición realista, pero los mejores aplausos se los llevó el portero Gerónimo Rulli, que en el minuto 74 sacó un colocado disparo con el exterior de Leo Messi, con el astro argentino del Barça llevándose las manos a la cabeza. Gerard Piqué adelantaba las líneas siempre que podía y se convertía en un delantero más, pero a falta de un cuarto de hora el marcador no se movía y los nervios se incrementaban. Faltó sangre fría y frescura mental en varios acercamientos ofensivos, y cada que el FC Barcelona perdía un balón parecía que el mundo se derrumbaba. Eusebio aprovechó los últimos minutos para hacer algún cambio que consiguiera restar minutos de juego al marcador, y el Barça se quedó finalmente sin remontada. Tres puntos perdidos que hacen que el Barça pierda el amplio colchón de puntos del que disponía, aunque sigue líder de la competición tres puntos por delante del Atlético, y cuatro por encima del Real Madrid. Se ha perdido la ventaja. Pero ahora, más que nunca, el Barça necesita el apoyo de la afición.

Ficha técnica del partido: Real Sociedad 1-0 FC Barcelona

FC Barcelona, 0: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Roberto (Rakitic, 71'); Busquets, Arda (Alba, 58'), Rafinha (Iniesta, 45'); Neymar, Messi y Munir.

Real Sociedad, 1: Rulli; Elustondo (Zaldúa, 75'), Mikel, Reyes, De la Bella; Illarra, X. Prieto, Granero; Oyarzábal, Vela y Zurutuza (Rubén Pardo, 80').

Goles del partido: Oyarzábal, 4'.

Árbitro: Iglesias Villanueva.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga BBVA 2015-16, disputado en Anoeta.

Próximo partido: Atlético vs FC Barcelona (Vuelta 1/4 Champions)

Próximo partido del FC Barcelona

Champions League | Vuelta
FC Barcelona
Nápoles

FC Barcelona - Nápoles

Sábado, 8 de agosto de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído