El FC Barcelona, celebrando uno de los goles del partido

FC BARCELONA 6-0 SPORTING

"Pichichi" Suárez y Messi devuelven al Barça a lo más alto (6-0)

Publicación:23/04/2016 - 22:20h

Actualización:23/04/2016 - 22:44h

El FC Barcelona jugó relajado en la primera mitad, pero a falta de media hora apretó el ritmo y acabó haciendo sangrar todas las heridas defensivas del Sporting de Gijón. Luis Suárez, con un nuevo "póker", volvió a ser el protagonista

Entradas para los partidos del FC Barcelona

El FC Barcelona, conocedor de las victorias de Real Madrid y Atlético este mismo sábado contra Rayo Vallecano y Málaga, respectivamente, saltó al terreno de juego con la voluntad de no andarse con miramientos y sentenciar pronto el marcador contra el Sporting de Gijón, un equipo que actualmente se está jugando el descenso a Segunda División, aunque todavía tiene posibilidades de salvarse. Con un once de gala a excepción de la presencia de Sergi Roberto en el lateral derecho por Dani Alves, descansando en el banquillo, los de Luis Enrique imprimieron desde el primer momento un alto ritmo de juego, con la voluntad de cansar a los "guajes" y engrasar poco a poco la maquinaria ofensiva. Otro de los alicientes fue observar la actuación de Alen Halilovic en el Sporting, cedido por el Barcelona y con opciones de regresar de cara a la próxima temporada, aunque el croata no tendría demasiadas oportunidades de brillar con el balón ante la alta posesión de balón del FC Barcelona.

El Barça mimó la posesión durante los primeros minutos y empezó a acercarse claramente a la portería del "Pichu" Cuéllar. En el minuto 3 de partido, una apertura excelente de Busquets hacia Sergi Roberto permitió un centro preciso del polivalente jugador catalán, que fue rematado de forma desviada por Leo Messi, de cabeza. El Sporting de Gijón se replegaba e intentaba hacerse fuerte en sus dominios y en el centro del campo para salir rápidamente al contraataque, pero el FC Barcelona estaba muy sólido atrás y, cuando el Sporting salía y dejaba espacios atrás, el Barcelona lo aprovechaba para intentar organizar también rápidos contragolpes a través de la "MSN". Los primeros diez minutos de juego fueron de tanteo y sin ocasiones demasiado claras a excepción del remate aéreo de Leo Messi, pero pese a ello el Barça poco a poco iba carburando más y más, acercándose al área de Cuéllar y encerrando muy cerca de la portería a la mayor parte del conjunto asturiano.

Leo Messi marca por tercera jornada consecutiva

Neymar Jr y Vranjes se las tuvieron en algunos lances del juego en la banda izquierda, con el brasileño estando muy bien marcado por el defensor visitante. Los roces, sin embargo, no ayudaban a un Neymar a quien le costaba desequilibrar al principio del encuentro, como venía sucediendo durante los últimos partidos. En el minuto 11 de partido, un contragolpe muy peligroso del Sporting de Gijón terminó en un pase de la muerte de Guerrero a Menéndez, que se había quedado solo en el punto penalti. Sin embargo, su remate de primeras fue demasiado flojo y centrado, permitiendo que Claudio Bravo pudiera detener la pelota en dos tiempos. El fútbol cambia radicalmente en cuestión de segundos, y poco después de la intentona del Sporting, el FC Barcelona consiguió marcar el primer gol del partido. Iniesta centró un balón al centro del área, el portero Cuéllar midió muy mal al despejar de puños -molestado por Luis Suárez- y Leo Messi aprovechó el despeje para, de cabeza, enviar el balón al fondo de la portería rival.

Primer cuarto de hora de partido y el Barça ya había abierto la lata, algo muy importante de cara al resto del compromiso. Y tan sólo tres minutos después Lionel Messi estuvo a punto de transformar la segunda diana del encuentro, internándose dentro del área y disparando de forma potente y rasa, aunque esta vez Cuéllar sí acertó a la hora de despejar con una buena parada, efectuada con el pie izquierdo. El Barcelona ganaba con solvencia el partido y se le veía muy tranquilo sobre el césped, con las ideas muy claras y todos los movimientos interiorizados. Lo único que preocupaba, no obstante, eran algunas contras peligrosas que el Sporting estaba llevando a cabo, y ante las que el Barça no conseguía replegarse lo suficientemente rápido. En todo caso, el Barça dominaba en todas las facetas del juego y cada vez lograba encerrar más y más al Sporting de Gijón, en busca de un segundo gol que sirviera para adquirir una buena ventaja al descanso.

El Barça levanta el pie del acelerador, pero no sufre

Alen Halilovic era el jugador más activo y peligroso del Sporting, y en el minuto 20 protagonizó un tiro desde fuera del área que pasó cerca del travesaño de Claudio Bravo, aunque sin inquietarle. Cinco minutos después, fue Sergi Roberto quien finalizó una jugada ofensiva del Barça disparando desde lejos, con el mismo resultado. El partido estaba bonito y el Sporting mostraba una gran garra, defendiéndose con uñas y dientes y sin dar un balón por perdido. El Barcelona, a base de un juego de automatismos y de intentar mellar las fuerzas del rival, seguía jugando en los aledaños de la portería de Cuéllar, pero pese a ello no lograba generar jugadas claras de gol que repercutieran en el segundo gol del partido. A la media hora de juego, el electrónico reflejaba lo mismo y el encuentro, aunque sin bajar en intensidad, tenía mucho más protagonismo en el centro del campo. El Barça parecía que se conformaba con el gol de Leo Messi, pero desde el banquillo Luis Enrique exigía más luz al juego de los suyos, posiblemente al ser consciente de que un 1-0 no era ni mucho menos un marcador seguro para el Barça, que se jugaba el liderato.

En el minuto 35, de hecho, el Sporting volvió a acercarse con peligro y un centro con bote de Guerrero fue rematado por Menéndez, aunque de forma desviada y sin coger portería el balón. Luis Suárez apenas tocaba balón en la posición de "nueve", mientras que Neymar Jr tenía una cruzada particular con Vranjes de la que no estaba saliendo vencedor. De esta manera, con un juego demasiado previsible del Barça en el último cuarto de hora de la primera parte, se llegó al descanso, en el que haría falta reordenar las ideas para encarar el segundo acto con mayor intensidad, buscando una segunda diana tranquilizadora. Antes, no obstante, hubo tiempo para un eslalon de Neymar dentro del área de Cuéllar, acumulando a hasta cuatro rivales para luego ceder el balón a Suárez. El disparo del uruguayo, por desgracia, fue repelido a córner por un defensor asturiano. Poco después, Gerard Piqué sacó bajo palos, y de forma legal -aunque algunos rivales reclamaron mano-, un remate envenenado de un jugador del Sporting, sin que la jugada acabara en agua clara para los hombres de Abelardo.

El Barça sigue en modo ahorro, pero Messi reactiva el juego

La segunda mitad empezó con la entrada de Dani Alves por Sergi Roberto, que tuvo que quedarse en el banquillo por culpa de unas molestias musculares. El Barça, si quería sentenciar el encuentro contra el Sporting, debía poner una marcha más de velocidad al juego y, hasta el momento, no lo estaba logrando. Jugaba bien y con criterio, pero no desequilibraba al efectuar con lentitud movimientos muy previsibles, fáciles de leer para la defensa visitante. El caso es que, sin prisa pero sin pausa, el equipo culé siguió carburando al mismo ritmo que en la primera mitad, al tiempo que el público pedía desde las gradas algo más de "sangre" a los suyos. El Sporting parecía una lapa sobre los jugadores culés, pero desde fuera del área, en el minuto 51, Leo Messi probó fortuna soltando un latigazo que se marchó desviado, inquietando ligeramente a Cuéllar. Tres minutos después, un contraataque de la "MSN" terminó con un mal pase de Neymar que fue resuelto peor todavía por Luis Suárez, con una semi-vaselina que se marchó directamente fuera.

Parte de la afición culé empezó a silbar al entender que el Barça estaba jugando con fuego, pero parece que esos ligeros silbidos reactivaron a los de Luis Enrique. Andrés Iniesta efectuó un disparo desde fuera del área que se fue por encima del travesaño, y dos minutos después Leo Messi, el mejor del Barcelona hasta el momento, aportó algo de electricidad con uno de sus clásicos eslalons, que acabó en un disparo con rosca que por muy poco no cogió portería, en lo que hubiera significado el segundo gol del partido. Messi le estaba poniendo velocidad al juego del Barça, y el público lo agradecía coreando su nombre. Y es que el argentino, en el minuto 13, firmó un pase extraordinario que dejó completamente solo a Neymar Jr, quien no supo definir ante Cuéllar y estrelló el disparo en su cuerpo.

El Barça desangra a base de goles al Sporting en los últimos minutos

Messi había reactivado al equipo, pero Suárez y Neymar no le acompañaban en lo que se refiere a efectividad. Al menos, hasta el minuto 63. Porque, en ese momento, Lionel Messi volvió a generar una jugada mágica, con una apertura a la banda izquierda perfecta para que Iniesta asistiera con un pase de la muerte a Luis Suárez. El uruguayo remató de primeras, empató a Cristiano Ronaldo en la lucha por el "Pichichi" y la Bota de Oro y, además, cumplió su promesa y mostró ante las cámaras una camiseta solidaria relacionada con el PKU, una enfermedad rara. El 2-0 ya era otra cosa, y con esa diana el Barcelona ya pudo vivir mucho más tranquilo, tanto los jugadores como el público del Camp Nou. Pese al segundo gol y volver a bajar ligeramente la intensidad, el Barça seguía combinando con fluidez en ataque y generando cada vez más peligro. En el minuto 74, de hecho, una internada por la banda derecha de Dani Alves provocó un claro penalti por mano de Canella.

Luis Suárez fue el escogido para lanzar el penalti y lo transformó engañando completamente a Cuéllar, con un tiro potente y colocado. Tan sólo tres minutos después, una nueva internada, esta vez de Neymar Jr, terminó en otro claro penalti del Sporting de Gijón. Luis Suárez volvió a ser el encargado de chutarlo, en un disparo idéntico pero por el otro lado de la portería. El "hat-trick" del uruguayo le permitió disponer de una ventaja de dos goles con respecto a Cristiano Ronaldo en el "Pichichi" de la Liga BBVA y la lucha por la Bota de Oro, lo que le coloca ahora como principal candidato a hacerse con los dos premios individuales. A pesar de los dos penaltis en menos de cinco minutos, parece que Clos Gómez quería algo de protagonismo, y pitó un tercer penalti inexistente a favor del Barça. Esta vez Messi cedió el balón a Neymar Jr para que marcara, y el astro brasileño no falló, tirándolo por el centro. Ahí no acabaría la sangría de goles a favor de los culés. Dani Alves robó un balón a falta de tres minutos para el final, Messi encaró a la defensa rival y cedió una gran asistencia a Luis Suárez, que ajustó un tiro potente al palo. Nuevo póker de goles para Luis Suárez, con 14 goles en dos jornadas para un Barça que, sin lugar a dudas, pone la directa hacia el título de Liga BBVA. 

Ficha técnica del partido: FC Barcelona 6-0 Sporting

FC Barcelona, 6: Bravo; Roberto (Alves, 45'), Piqué (Bartra, 65'), Mascherano, Alba; Busquets, Iniesta, Rakitic (Arda, 75'); Neymar, Messi y Suárez.

Sporting, 0: Cuéllar; Vranjes, Hernández, Lichnovsky, Ismael (Canella, 69'); Mascarell, Rachid, Pablo (Sanabria, 62'); Halilovic, Menéndez y Guerrero (Castro, 75').

Goles del partido: Leo Messi, 12'; Luis Suárez, 63'; Luis Suárez, 74'; Luis Suárez, 77'; Neymar Jr, 86', Luis Suárez, 88'.

Árbitro: Clos Gómez.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga BBVA 2015-16, disputado en el Camp Nou.

Próximo partido: Real Betis vs FC Barcelona (Liga BBVA J36)

Próximo partido del FC Barcelona

Champions League | Vuelta
FC Barcelona
Nápoles

FC Barcelona - Nápoles

Sábado, 8 de agosto de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído