MESSI, LÍDER DE LA DELANTERA

El tridente Messi-Luis Suárez-Dembélé es cada vez más letal

Messi, Suárez y Dembélé celebran un gol
01/03/2019

El Barça podría tener ya un tridente a la altura de la MSN que tan buenos resultados le dio en su día. Messi, Dembélé y Luis Suárez se entienden cada vez mejor y son los máximos goleadores del equipo. En el Bernabéu quieren seguir demostrando su gran estado de forma

Con la marcha de Neymar al Paris Saint-Germain, el FC Barcelona perdió a uno de sus jugadores más decisivos y al integrante de uno de los mejores tridentes de la historia reciente del fútbol. El Barça se movió rápido ese verano y contrató a Osumane Dembélé como apuesta de presente y futuro para sustituir al brasileño.

Más de un año y medio después, el fichaje ya ha empezado a dar sus frutos y Dembélé está cada vez más integrado en el Barcelona y en su nuevo tridente. Lleva ya 13 goles y ha demostrado partido a partido que se entiende cada día más y mejor con Luis Suárez y con Leo Messi. En el último, en el Bernabéu contra el Real Madrid, el ex del Dortmund fue decisivo participando en dos de los tres goles que marcó su equipo.

Leo Messi es el gran líder de este nuevo y letal tridente. El argentino lleva 33 goles entre todas las competiciones y está haciendo una campaña extraordinaria tanto en Liga, como en Copa y Champions. Parece que por él no pasan los años y sigue estando tan eléctrico como de costumbre. Cada vez se entiende mejor con Dembélé y es cuestión de tiempo que la sociedad ilimitada que tiene con Alba con los balones al hueco y los pases atrás, llegue también con él

El galo es una gacela y contra el Real Madrid en el Clásico copero lo demostró con dos desmarques espectaculares en los dos primeros tantos culés. En ambos, además, encontró a Luis Suárez en el remate. El uruguayo y el ex del Dortmund van cogiendo confianza poco a poco y contra los blancos mostraron lo bien que han congeniado en el campo.

El tridente del Barça quiere dominar en el Bermabéu

Este sábado los tres esperan hacer un buen encuentro para sentenciar LaLiga. El Madrid tuvo la suerte de que el otro día Messi no tuvo su noche más brillante, pero si en este choque Leo es el Leo de siempre, los de Solari tendrán muchos problemas. Muchos más de los habituales contra el Barcelona.

Marcar a Dembélé es casi imposible por lo imprevisible que es el extremo cuando juega. Puede salir por cualquiera de los dos lados y es demasiado veloz como para pararlo en carrera. Luis Suárez, que ha dicho adiós a su mala racha goleadora y lleva ya 19 goles esta campaña, es un incordio para la defensa rival y siempre está donde tiene que estar. Por último, de Messi no hay mucho que decir. El argentino asiste, regatea, marca y hace lo que quiere cuando está cómodo. Si el tridente está fino este sábado, los culés se lo pueden pasar muy bien.