Rakitic en el partido contra el Ibiza

MUCHA POSESIÓN Y POCA PROFUNDIDAD

El Barça más plano y con menos peligro de la campaña rozó el ridículo en Ibiza

Publicación:22/01/2020 - 21:49h

Actualización:22/01/2020 - 21:50h

El FC Barcelona completó uno de sus peores partidos en mucho tiempo en Ibiza. En la segunda parte los culés mejoraron y pudieron remontar, pero la primera fue un desastre en el que los se Setién ni siquiera tiraron a puerta

Entradas para los partidos del FC Barcelona

El FC Barcelona​ mostró su peor cara en mucho tiempo en Ibiza, sobre todo en la primera parte. Los culés pecaron de lo que siempre se le ha criticado a Quique Setién e hicieron un ejercicio infructuoso de posesión sin profundidad. En la segunda parte, el cansancio de los jugadores ibicencos ayudó a que los blaugrana se aproximaran con más peligro y pudieran remontar, pero en el primer tiempo los barcelonistas ni siquiera tiraron entre los tres palos.

En los primeros 45 minutos, el resumen ofensivo de los catalanes se resumió en un tiro lejano de Ivan Rakitic que se fue muy desviado. El Barça tuvo el balón prácticamente en todo momento, pero no supo qué hacer con él. Los futbolistas tocaban y tocaban y chocaban una y otra vez contra la defensa 'pitiusa', que vivía tremendamente tranquila en su campo. Solo alguna arrancada de Ansu Fati hacía que los locales dudaran algo, pero ni por esas dudaron de sus opciones.

Tras el tanto del Ibiza, el Barcelona tuvo que nadar a contracorriente contra un equipo muy bien colocado y con las ideas muy claras. Sin el desborde de Leo Messi, al que el Barça echó más de menos que nunca, los culés no tuvieron ni profundidad, ni verticalidad ni peligro. Tras un pase horizontal tras otro y salvándose por los pelos de encajar el 2-0, los barcelonistas llegaron al descanso perdiendo y con la sensación de estar haciendo el ridículo.

Tras la reanudación, el conjunto barcelonés no mejoró demasiado sus prestaciones y solo el cansancio de los jugadores del Ibiza hizo que los blaugrana se encontraran con más espacios. Frenkie de Jong encontró una grieta en la defensa 'pitiusa' y encontró a Antoine Griezmann con un gran pase para que el francés empatase a uno en el 72. Con poco menos de 20 minutos para el final, los culés tenían que culminar una remontada que en ocasiones parecía imposible.

A pesar de la necesidad por ganar antes de la prórroga, el Barça no creó grandes oportunidades y, de hecho, el portero ibicenco se fue del choque sin parar un solo balón. El segundo tiro a puerta del Barcelona fue el 1-2 con una gran definición de Griezmann, que salvó a los suyos tras un buen pase de Jordi Alba y una gran carrera suya. Al final, los barcelonistas se salvaron por los pelos, pero las sensaciones que dejaron no pudieron ser peores.

La posesión no sirve sin verticalidad e intención

Contra el Granada hubo algunas críticas por la falta de profundidad teniendo más del 80% de la posesión de la pelota, pero contra el Ibiza fue muchísimo peor. Sin Messi, las costuras de este Barça fueron mucho más evidentes y tampoco ayudó que Setién decidiera desproteger su defensa con el 3-4-3 que sacó. Los extremos no desbordaron, los medios no fueron verticales y Griezmann solo apareció en los goles. Lo mejor fue la victoria, pero jugando así parece complicado que los culés ganen a un rival importante.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 25
FC Barcelona
Eibar

FC Barcelona - Eibar

Sábado, 22 de febrero de 2020 16:00h
Estadio Camp Nou
Comprar entradas
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído