Xavi dando una indicación en el Barça-Espanyol

XAVI TIENE QUE 'PULIR' EL PLANTEAMIENTO

El 3-4-3 de Xavi en el Barça volvió a funcionar solo a ratos

Publicación:28/11/2021 - 16:45h

Actualización:28/11/2021 - 16:45h

El Barça salió de La Cerámica con tres puntos claves para seguir en la pelea por LaLiga, pero es mucho lo que tiene que mejorar el cuadro dirigido por Xavi Hernández

Ver calendario del FC Barcelona

La victoria del FC Barcelona contra el Villarreal fue una de las más sufridas de la temporada, por no decir la que más. El equipo dejó la sensación hasta el gol de Memphis Depay que el 'submarino amarillo' podía firmar la remontada tranquilamente porque el cuadro culé no daba para más. Fue el cansacio, la presión altísima de los de Unai Emery o la flor de Xavi Hernández, pero el Barça consiguió un triunfo que en gran parte del partido no mereció. Eso habla de que los jugadores son capaces de 'empujar' hasta el final, pero estaban jugando con fuego... y esa no es la 'identidad' que tanto se busca. 

Y es que como ha repetido Xavi en unas cuantas ocasiones, no hay que ser resultadistas. El Barça ganó, sí, pero el juego estuvo lejos de cumplir las expectativas y hay que analizar cómo el equipo es uno cuando el rival no presiona lo suficiente (como pasó ante Espanyol y Benfica), y otro totalmente diferente cuando el contrario propone y consigue leer el planteamiento de los culés, que fue lo que pasó en La Cerámica. Unai Emery 'ganó' la partida contra Xavi, pero el egarense se quedó con resultado y, al final del día, eso es lo que vale en el fútbol. 

Una de las grandes novedades del de Terrassa para el enfrentamiento fue darle continuidad al sistema de 3-4-3, que había funcionado en el choque ante el Benfica (más allá del empate), pero que en Villarreal sirvió de a ratos. Y ese es un gran probeme. El Barça salió con su alineación más confiable y 'lógica', dadas las circunstancias y bajas, con las novedades de Eric García, que volvía a la titularidad tras su ausencia en Champions League, y Ez Abde como extremo. Xavi buscaba mantener su plan inicial de presionar alto, ser directos y verticales, y ahogar al rival tras pérdida. Algo que funcionó por menos de media hora. 

Probablemente el mérito es de un Villarreal que acostumbra a dominar todos sus partidos (pasó contra el Atlético de Madrid, Real Madrid o Manchester United), pero se queda siempre corto en el resultado. El Barça pasó a ser un equipo muy vulnerable y al que lograban hacerle daño con muy poco y muy rápido. Los 'groguets' necesitaban hacer muy pocos pases para acercarse al área de Ter Stegen y, afortunadamente para los culés, la suerte en los últimos metros no estuvo de su lado. Los de Xavi se 'salvaron', pero no puede ser la nueva normalidad

La defensa, como siempre, fue el sector más señalado. Eric García, tirado más a la banda derecha, sufrió todo el partido y estuvo a punto de liarla tras fallar un pase atrás que Danjuma cazó, pero lo bloqueó Piqué prácticamente con la mano. La historia hubiese sido distinta si se pitaba el penal, pero el caso es que el central catalán estuvo 'superado' todo el partido y vivió una de las noches más incómoda como jugador del Barça. Moi Gómez le hizo sufrir hasta decir 'basta' y Xavi tiene que tomar nota del su partido muy gris. Esa posición no le favorece en absoluto, sobre todo si el extremo no lo ayuda lo suficiente. 

Sin embargo, si hay algo que destacar es la labor de Ronald Araújo, que una vez más fue la 'roca' del Barça y se sumó unas cuantas veces al ataque, como ya acostumbra. Si en partidos anteriores los nombres más resaltantes eran los de Nico González o Gavi, en La Cerámica fue el del charrúa. Atento para cortar y arreglar los fallos de sus dos compañeros. Estuvo atento en todo momento a Danjuma y evitó muchos acercamientos. Ha regresado en su mejor nivel y tiene que ser, sin lugar a dudas, un fijo en la alineación del técnico egarense. 

Aún queda recorrido y mucho por mejorar

La presión intensa y constante del Villarreal propició que el Barça diera un paso atrás y se dedicara a 'aguantar'. La posesión del balón fue para los de Emery y el centro del campo culé, lejos de los grandes partidos en ocasiones anteriores, estuvo mucho más apagado. Nico y Gavi estuvieron superados en la primera parte, mientras que Busquets y De Jong no estaban acertados. Los canteranos dieron la cara y al final se mostraron como siempre, correctos y proactivos, pero no hay que descuidar el detalle de cómo sufre el equipo ante la presión, los contragolpes y la verticalidad rival. 

Habrá que ver si Xavi continúa apostando por el 3-4-3, porque de momento es un dibujo que funciona de a ratos. Es cierto que el entrenador está condicionado por las bajas y que, por ejemplo, no ha querido forzar a Sergiño Dest porque no está al cien por cien, o que Sergi Roberto (a quien ve como un jugador importante) sigue en la enfermería, por no contar el 'drama' con las bajas en la delantera... Pero al final del día, hay muchísimo trabajo y el Barça, que quiere recuperar su identidad y juego bonito, no puede permitirse actuaciones de este tipo, a pesar de que es cierto que el trabajo ha sido mucho para tan poco tiempo.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 23
FC Barcelona
Atlético Madrid

FC Barcelona - Atlético Madrid

Domingo, 6 de febrero de 2022 16:15h
Estadio Camp Nou
Comprar entradas
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído