Andrés Iniesta celebra su gol en el Bernabéu ante el Madrid

Igual que el último Clásico en Madrid

Los culés esperan otra ovación para Iniesta del Bernabéu

Publicación:21/04/2017 - 19:09h

Actualización:23/04/2017 - 22:48h

Andrés Iniesta recibió la admiración y respeto del público rival cuando abandonó el último Real Madrid-FC Barcelona. La afición del Bernabéu, en su gran mayoría, se levantó aplaudió al genio de Fuentealbilla como en su día hicieron con Ronaldinho Gaucho

Ver calendario del FC Barcelona
El Clásico vuelve al Santiago Bernabéu después de un año y medio e, irremediablemente, los azulgranas no pueden obviar lo ocurrido aquel veintidós de noviembre de 2015. El FC Barcelona volvía a dejar otro partido para la historia después de golear por cero a cuatro al Real Madrid en un estadio merengue que se puso de uñas contra los suyos al acabar el primer tiempo y que siguió así hasta el final, a excepción de la salida de Andrés Iniesta. En esta ocasión los aficionados se pusieron en pie para despedir a uno de los mejores del partido.

A pesar de que hubo algún tímido pitido, la gran mayoría del coliseo blanco aplaudió con respeto a uno de los mejores jugadores españoles de la historia que acababa de cuajar un partido tremendo. Iniesta fue Iniesta y Xavi a la vez en el Santiago Bernabéu. Algo que le ayudó para ganarse el respeto de una afición que sólo había hecho eso anteriormente con Ronaldinho Gaucho.

La ovación a Ronaldinho, único precedente

Por aquel entonces fue en la 2004-2005 cuando el crack brasileño abandonaba el terreno de juego tras una grandísima exhibición con dos goles en el cero a tres favorable para los culés. Iniesta había dejado el mejor gol del partido que se clavó en la escuadra de Keylor Navas y una gran asistencia en el primer tiempo para el gol de Neymar Júnior.

Junto a ello todo un repertorio de pases, desmarques, lucha y entrega de un Andrés que cada vez es más recordaba al mejor Xavi Hernández. Ahora, tras vivir un bache en su estado de forma, el manchego espera volver por sus fueros y el mejor escenario posible es el del estadio merengue.

Iniesta está acostumbrado a abandonar los estadios de España entre ovaciones después de haber conseguido el tanto que en 2010 le dio el Mundial a la selección española en Sudáfrica. Incluso es aplaudido por la afición del RCD Espanyol, que le recompensa por acordarse de Jarque ese mismo día. Pero hasta la fecha el estadio madridista nunca le había dedicado unos aplausos tan merecidos como sonoros. Quizás pueda llegar este domingo la segunda vez.

Hoy destacamos

Lo más leído