Rabiot puede ser el tercer fichaje del Barça

EL FICHAJE DE RABIOT, CERCA

Esta sería la posición de Rabiot en las alineaciones de Valverde

Publicación:14/07/2018 - 23:56h

Actualización:15/07/2018 - 02:49h

Adrien Rabiot suena cada vez con más fuerza para convertirse en el tercer fichaje del FC Barcelona en el presente mercado veraniego. Con él en la plantilla, Ernesto Valverde ganaría un jugador muy versátil que se adaptaría a varios esquemas

Ver calendario del FC Barcelona

El FC Barcelona sigue avanzando de forma discreta en algunos fichajes y una de las operaciones que el club tiene más avanzadas es la de Adrien Rabiot, centrocampista del Paris Saint-Germain. El centrocampista galo no tiene la intención de renovar a no ser que su club le ofrezca un aumento brutal de su ficha y la opción de jugar de azulgrana le gusta.

Adrien Rabiot ha gustado desde el principio a la dirección deportiva por la gran versatilidad que aportaría al centro del campo, con un importante equilibrio de ataque y defensa. El francés combina sacrificio, robos de balón, creatividad, pase y llegada, por lo que sería muy útil en el equipo.

En perfil futbolístico se asemeja bastante a Ivan Rakitic, aunque con siete años menos. Con él, Ernesto Valverde ganaría un comodín que se podría adaptar tanto al 4-3-3 que empleó el Txingurri al llegar al banquillo azulgrana como al 4-4-2 con el que terminó la temporada.

En este sentido, las características de juego de Adrien Rabiot le servirían para actuar como relevo de Paulinho en la plantilla, aunque su estilo de juego dista bastante del del brasileño. El francés está dotado con otras cualidades y es uno de los jugadores llamados a ser gran referencia en el fútbol europeo del futuro. Esta sería su función dependiendo del esquema:

El rol de Rabiot en el Barça

En un 4-4-2

Adrien Rabiot ocuparía el doble pivote acompañado o bien por Sergio Busquets o bien por Ivan Rakitic o bien por Arthur Melo. El estilo de juego se asemeja más al de los dos primeros, ya que es un jugador muy bueno tácticamente, muy potente gracias a sus 191 centímetros de altura y que recuperaría balones. Además, su gran calidad le permitiría actuar como constructor de juego y como llegador.

En un 4-3-3

En este esquema todavía resaltaría más la polivalencia de Rabiot: podría actuar tanto como mediocentro por delante de la defensa como de interior. En caso de jugar de mediocentro, perdería libertad ofensiva, pero explotaría su inteligencia táctica y su cualidad para sacar el balón jugado desde la defensa. Como interior, explotaría su despliegue físico, su desborde y su llegada desde segunda línea.

Hoy destacamos

Lo más leído