Leo Messi en un partido de la selección de Argentina

MESSI, ENCERRADO Y APAGADO EN EL MUNDIAL

Argentina-Croacia, un partido que a Messi no le dejaron jugar

Publicación:21/06/2018 - 23:03h

Actualización:22/06/2018 - 17:48h

La selección de Argentina partía como favorita en el Mundial por la presencia de Leo Messi, pero a la hora de la verdad, la 'albiceleste' se ha comido al rosarino. En el duelo contra Croacia ha estado aislado por compañeros y rivales y ha acabado completamente abatido

Entradas para los partidos del FC Barcelona

Sonaban los himnos en el Argentina-Croacia y las cámaras ponían su atención en Leo Messi. El rosarino se tocaba la cara, como si estuviera incómodo, atenazado por la presión. Probablemente no fuera más que un gesto, pero su nerviosismo acabó convirtiéndose en un presagio de lo que llegaría después. Fue un auténtico hundimiento.

Como es habitual, tras la goleada que los 'vatreni' endosaron a la 'albiceleste' las culpas se dirigieron al '10'. ¿Por qué? Porque ya empieza a ser costumbre que ocurra lo que ocurra las cuentas se pasen con el líder. Si acaso, tenía algo de sentido contra Islandia, cuando el equipo remó y no pudo y el barcelonista desperdició un penalti, pero poco, muy poco contra los hombres de Zlatko Dalic.

El oportunismo -más que rendimiento- de Cristiano Ronaldo le está pasando factura al azulgrana, que también cuenta con enemigos en su propia casa. Mientras al portugués, gracias a su puntería, le sale todo de cara, a él no le puede ir peor, para empezar porque Jorge Sampaoli se empeña en no atender a las obviedades. Los 'vikingos' ya le mostraron el camino, pero el de Casilda lo ignoró por completo.

En un combinado muy falto de juego, el técnico optó por tres centrales, dos carrileros y un centro del campo liderado por Enzo Pérez y Javier Mascherano, dos futbolistas atentos en la contención pero demasiado escasos para crear. El resultado fue un drama que no mejoró con el paso de los minutos, porque 'jugones' como Banega o Lo Celso ni aparecieron y otros como Dybala llegaron mal y tarde.

El resultado fue el que fue, y es que Messi se quedó aislado, perdido y desconsolado, porque cada gol era una puñalada a su otrora poderoso corazón. Si bajaba a recibir, Argentina escaseaba en referencias ofensivas, y si se quedaba esperando balones, el juego se convertía en un horroroso espectáculo en el que los centrales intentaban conectar con los puntas. La medular argentina apenas existió.

Croacia también supo anular a Messi

Por si fuera poca dificultad jugar con un planteamiento nulo, a Leo Messi le surgió un enemigo obvio, y es que Luka Modric admitió que el objetivo de Croacia era que el crack no se sintiera cómodo con el balón. En sus ya reducidas intervenciones tuvo que aguantar las embestidas de un concentradísimo conjunto rival, que ejecutó un plan -el suyo sí-, con mucha convicción y muy pocas fisuras.

Para acabar de sentenciar la noche, en un enfrentamiento que compensaron con mucha entrega los argentinos se pegaron un tiro en el pie, cuando Willy Caballero perdió la noción de la responsabilidad y regaló el primer gol a Ante Rebic. Difícil es reaccionar para el '10' con todos los condicionates mencionados, pero con el fallo flagrante del guardameta empezó la tormenta. Modric e Ivan Rakitic la terminaron, y es que entre unos y otros, a Leo no le dejaron jugar.

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 3
FC Barcelona
Villarreal

FC Barcelona - Villarreal CF

Domingo, 27 de septiembre de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído