Gerard Piqué, marcando el primer gol del Clásico del Camp Nou

FC BARCELONA 1-2 REAL MADRID

El Barça pierde el Clásico pero sigue teniendo la Liga a tiro (1-2)

Publicación:2/04/2016 - 17:36h

Actualización:2/04/2016 - 22:38h

El Real Madrid se llevó sorprendentemente la victoria en el Clásico a causa, en gran parte, de un pésimo arbitraje que permitió a Ramos jugar 80 de los 90 minutos. Un arreón final de los blancos fraguó una derrota inesperada del Barça

Entradas para los partidos del FC Barcelona

El partido más especial y vibrante que existe en el mundo del fútbol a nivel de clubes, el Clásico entre FC Barcelona y Real Madrid, empezó a ser emocionante este sábado, en el Camp Nou, desde mucho antes de que el balón echara a rodar. La presencia de los ocho presidentes vivos del Barça en el palco; el "Gràcies Johan" presente en las camisetas de los jugadores y también a la espalda de los niños que acompañaron a los jugadores al campo; la maravillosa piña de los futbolistas del Barça antes del partido; un vídeo-homenaje precioso que puso la "gallina de piel"; y, sobre todo, un mosaico gigante que más de 100.000 almas desplegaron en las gradas del santuario barcelonista, con el objetivo de despedir de la mejor manera posible a un Cruyff que, estuviera donde estuviera, seguro que tampoco se estaba perdiendo el partido con un chupa-chups en la boca. Todo fue especial antes del choque de trenes que se vivió a continuación sobre el terreno de juego, con los mejores onces posibles de Luis Enrique y Zinedine Zidane.

Cuando Hernández Hernández pitó por primera vez, se acabaron los homenajes. El FC Barcelona salió en tromba buscando una nueva victoria que eliminara al Real Madrid de la lucha por el título de Liga BBVA, mientras que el Real Madrid apareció también con la voluntad de lograr un triunfo milagroso que, más que reavivarle en Liga, le diera confianza de cara a la Champions League. Los de Luis Enrique comenzaron el duelo atacando y presionando muy arriba, con Messi jugando por dentro y buscando conectar con Luis Suárez y Neymar Jr, un tanto más desdoblados y buscando desmarques constantes. Pese a la intensidad de ambos equipos, los primeros minutos de encuentro fueron disputados en el centro del campo y sin demasiados acercamientos al área contraria, más de tanteo que de peligro claro.

Tablas en el marcador... Pero dominio del Barça

Las jugadas ensayadas no salían y el FC Barcelona estuvo algo impreciso a la hora de dar el último pase en el último tercio de campo. El Real Madrid, por su parte, no se arriesgaba a salir a campo abierto y mantenía las líneas muy cerradas, sin dar facilidades al centro del campo culé para que conectara con criterio con la "MSN". Cristiano Ronaldo recibió una sonora pitada la primera vez que recibió el balón, justo antes de ser derribado en falta por su archi-enemigo Dani Alves, quien empezó marcando terreno y buscando las cosquillas al portugués, muy dado a eso de perder los papeles sobre el césped. En el minuto 9, en cualquier caso, llegó la primera oportunidad muy clara para el FC Barcelona. En boca de gol -y aunque previamente había caído en un fuera de juego no pitado por el árbitro-, Luis Suárez falló una diana cantada a pase de la muerte de Neymar Jr, llevándose las manos a la cabeza el uruguayo al ser consciente del tremendo error que había cometido. El charrúa no acertó al conectar con el balón, pero con esa jugada el Barcelona ya había dado el primer serio aviso a un Real Madrid muy cohibido, a la expectativa.

Los dos equipos, muy reservados a la hora de atacar, se preocupaban más de medir cada uno de sus movimientos y no fallar que de arriesgar en busca de jugadas peligrosas, pudiendo perder de esta forma el balón. Casemiro sufría en la posición de pivote defensivo ante la gran presión de balón del FC Barcelona, y su falta de experiencia daba lugar a algunos errores en el pase. Mientras tanto, en el minuto 15 el Real Madrid dispuso de una clara oportunidad, con un acercamiento de Gareth Bale por la banda derecha que terminó con un pase de la muerte, que por fortuna para los intereses culés rebotó en Jordi Alba y no encontró a Cristiano Ronaldo. Dos minutos después, Dani Carvajal vio una tarjeta que era más "naranja" que amarilla, por una doble entrada dura a Luis Suárez y luego a Andrés Iniesta al borde del área. La falta la picó Leo Messi, saliendo el balón rozando el travesaño de la portería de Keylor Navas. En el minuto 18, una buena jugada trenzada del Barça acabó con un disparo mordido de Ivan Rakitic desde fuera del área, que repelió el guardameta costarricense del Real Madrid, muy bien colocado.

Falta frescura física y de ideas en el Camp Nou

Los culés se acercaban, pero pasados los 20 minutos no habían conseguido abrir todavía el marcador en el Camp Nou. El Barça era una manada en la presión de balón cuando no tenía el esférico, y el Real Madrid no sabía bien qué hacer con él cuando lo tenía, con los locales como claros dominadores del juego a medida que iban pasando los minutos. Neymar Jr probó el disparo con rosca tras una pared con Luis Suárez, pero la pelota se marchó muy por encima de la portería blanca. En el minuto 24 de partido, el colegiado Hernández Hernández no pitó un flagrante penalti sobre Leo Messi. La falta fue clara, si bien es cierto que a simple vista era difícil determinar si fue exactamente sobre la línea del área de Keylor Navas o ligeramente fuera. En cualquier caso, el árbitro no pitó ni siquiera falta, desatando la ira de la afición del Camp Nou y una pañolada improvisada en las gradas al utilizar el público los papeles del mosaico de Cruyff. Poco después, y tras un disparo de Cristiano Ronaldo tras un nuevo acercamiento del Real Madrid a la portería de Bravo, el árbitro sí enseñó tarjetas amarillas a Suárez y Mascherano, la primera al uruguayo por un manotazo a Pepe y la del argentino por una dura entrada en segada.

Barça y Real Madrid jugaban siempre sobre seguro, sin arriesgar, pero pese a ello ambos equipos habían dispuesto de ocasiones claras de gol hasta el momento, traspasada la media hora de juego. Luis Suárez no estaba del todo fino en las devoluciones de balón y Neymar Jr tampoco había conseguido desequilibrar hasta entonces, pero a pesar de ello el Barça controlaba la posesión del encuentro (70%) y generaba sensación de tranquilidad en el Camp Nou, en mitad de un partido muy igualado y buscando con paciencia cansar poco a poco a los jugadores del Real Madrid, moviéndoles de lado a lado. Dani Alves, en el minuto 42, protagonizó un cañonazo desde la banda derecha que por poco se convierte en un golazo, recordando al que marcó también en el Camp Nou hace unos años contra el Real Madrid. Un minuto después fue Benzema quien la tuvo, con una volea desde el punto de penalti que se marchó a las nubes. Más allá de dichas ocasiones, el partido siguió con la misma dinámica hasta el término de la primera mitad, sin brillantez ni opulencia ofensiva y con una practicidad que no presagiaba una gran goleada, a priori, en el santuario blaugrana. Al descanso, tablas en el marcador.

El "karma" compensa el mal arbitraje con el gol de Piqué

Sólo dos minutos después de que se iniciara la segunda mitad, se produjo una nueva polémica en el Camp Nou, la segunda después del penalti no pitado de Sergio Ramos sobre Messi. Y es que Luis Suárez recibió un balón de espaldas al área de Keylor y recibió una dura entrada del mismo Ramos, que con tarjeta amarilla no vio la expulsión y, por lo tanto, pudo continuar sobre el terreno de juego gracias a la falta absoluta de criterio de Hernández Hernández, muy perdido y desconcentrado durante todo el partido. A medida que el arbitraje iba empobreciéndose con faltas del Real Madrid no pitadas a favor del FC Barcelona, el partido se iba calentando por momentos y el colegiado no podía ni sabia controlarlo. Tuvo que aparecer una genialidad de Leo Messi para volver a hacer al fútbol protagonista en el Camp Nou. El astro argentino, encerrado por la defensa al borde del área, se sacó de la chistera un disparo en semi-vaselina que se iba a la escuadra si Keylor Navas no hubiera sacado una mano prodigiosa.

El FC Barcelona se acercaba cada vez más a la portería del Real Madrid y la intensidad se palpaba en oportunidades de gol cada vez más claras. En el minuto 56, fue Gerard Piqué quien deshizo las tablas en el marcador de una forma que no es la tradicional en Can Barça, pero que con Luis Enrique también es posible: el remate de cabeza a la salida de un córner. Tras dos bloqueos de libro de sus compañeros a Pepe, Gerard Piqué remató completamente solo para fraguar el primer gol del partido, retratando las debilidades del Real Madrid y dejando claro, en los minutos posteriores, que tenía ganas de marcar muchos más goles. La diana obligaba al Real Madrid a arriesgar más y a abrirse, cosa que sólo podía reportar beneficios para el FC Barcelona cuando la "MSN" cogiera una buena oportunidad de contraataque.

Benzema empata cuando mejor estaba el Barça

La vida, sin embargo, da muchas vueltas, y cuando mejor estaba el FC Barcelona en el partido llegó el gol del empate del Real Madrid. Una jugada magistral de Marcelo, que se internó en el centro del ataque y desequilibró a la defensa culé, propició el gol de tijera de Karim Benzema, después de que Kroos le diera un pase raso desde la banda derecha que elevó ligeramente un defensor azulgrana. Tablas en el partido, inmerecidas por la abundancia de oportunidades de gol del Barça y, sobre todo, el pésimo arbitraje de Hernández Hernández. Con el tanto del empate, el encuentro se calmó a nivel de intensidad durante algunos minutos, con los dos equipos tanteándose de nuevo en lo que pareció un "reset" del Clásico. Pese a todo, el FC Barcelona continuó disponiendo del control del balón, buscando por todos los lugares un resquicio en el muro defensivo del Real Madrid, que regresó al planteamiento inicial de esperar para hacer daño al contraataque.

En el minuto 67, en cualquier caso, fue Benzema quien volvió a tener otra clara oportunidad, esta vez con un disparo raso desde fuera del área que por poco despista a Claudio Bravo, pues pasó entre las piernas de algunos defensores culés. El encuentro se había igualado y, con menos juego en el centro del campo, ahora ambos conjuntos causaban serios estragos en las defensas rivales. Aun así, Neymar Jr no desequilibraba, Luis Suárez no estaba fino en el remate y Leo Messi se encontraba en una posición demasiado retrasada como para generar un peligro importante. El Real Madrid se había crecido tras el gol y estaba con más confianza en ataque, pero el juego conservador de ambos contendientes no era favorable al espectáculo. Por suerte, además, a Cristiano Ronaldo tampoco le salía nada hasta el momento, y el duelo era un continuo tránsito de idas y venidas que acaban en oportunidades fallidas, con la pólvora mojada y posiblemente ambos equipos pensando ya, en el minuto 80, en el pitido final.

Arreón final del Real Madrid y Cristiano sentencia el duelo

En los últimos diez minutos, sin embargo, el Real Madrid dio zarpazos muy peligrosos y acabó por marcar el 1-2, merecidamente si vemos cómo sufrió el Barça en los últimos minutos del encuentro. El primer zarpazo llegó con un gol de Gareth Bale de cabeza bien anulado por el juez de línea, que vio falta en la elevación del galés sobre Jordi Alba, al apoyarse en él. El segundo, con un disparo al travesaño de Cristiano Ronaldo que se marchó luego fuera. Y, al final, de tanto avisar el Real Madrid acabó por deshacer las tablas. Cristiano Ronaldo, tras un centro bombeado desde la banda derecha, remató a placer al fondo de las mallas de Claudio Bravo, fraguando de esta forma, y en inferioridad numérica -Sergio Ramos había sido expulsado cinco minutos antes por una dura entrada, la enésima del partido-, la primera derrota del FC Barcelona en el Camp Nou esta temporada. El Barça no pudo homenajear a Cruyff del todo, y perdió por primera vez después de 39 partidos consecutivos sin hacerlo. Pese a todo, son seis puntos de ventaja los que tiene de momento sobre el Atlético en el liderato de Liga BBVA.

Ficha técnica del partido: FC Barcelona 1-2 Real Madrid

FC Barcelona, 1: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Iniesta, Rakitic (Arda, 73'); Messi, Neymar y Suárez.

Real Madrid, 2: Keylor; Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo; Casemiro, Modric, Kroos; Bale, Benzema (Jesé, 78') y Cristiano.

Goles del partido: Gerard Piqué, 55'; Benzema, 62'; Cristiano, 84'.

Árbitro: Hernández Hernández.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada de la Liga BBVA 2015-16, disputado en el Camp Nou.

Próximo partido: FC Barcelona vs Atlético (Ida 1/4 Champions)

Próximo partido del FC Barcelona

Champions League | Ida
FC Barcelona
Bayern Munich

FC Barcelona - Bayern Munich

Viernes, 14 de agosto de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído