Luis Suárez, lamentándose tras fallar una ocasión de gol

FC BARCELONA 1-2 VALENCIA

El Barça vuelve a naufragar y deja la Liga en el alambre (1-2)

Publicación:17/04/2016 - 22:20h

Actualización:17/04/2016 - 22:39h

Una vez más, no hubo suerte ni precisión en la definición. El FC Barcelona encajó dos goles inesperados en la primera mitad y, a lo largo de todo el encuentro, dispuso de ocasiones suficientes para remontar. Sin embargo, le falló la pólvora

Entradas para los partidos del FC Barcelona

El FC Barcelona, conocedor de las victorias de Real Madrid (1-5) y Atlético (3-0) esta jornada, salió a dejarse la piel sobre el césped de un Camp Nou que presentó una magnífica entrada, habiendo respondido a la perfección la afición del equipo a la llamada de Luis Enrique y del club durante los días anteriores a la disputa del encuentro contra el Valencia. Los culés sabían que necesitaban un triunfo balsámico para mantener la distancia de tres y cuatro puntos al frente del liderato con respecto a colchoneros y merengues, y por ese motivo desde el principio buscaron combinar con criterio y, alentados por los aplausos y cánticos de los miles de barcelonistas que se agolparon en el estadio, acercarse lo máximo posible a la portería del Valencia, un equipo muy irregular durante la presente temporada. Sergi Roberto fue la gran novedad en la alineación del Barça, dejando en el banquillo a Dani Alves y a un Aleix Vidal recién recuperado de una lesión.

Los primeros minutos fueron de tanteo tanto para el Barça como para el Valencia, pero se vio enseguida el hambre y motivación de los jugadores culés, dándose constantes órdenes sobre el césped y empezando a tejer una amplia telaraña de posesión. Y en lo alto de esa telaraña, los tres arácnidos del flanco de ataque, Messi, Neymar y Suárez, esperaron para picar en el momento justo. El Barça ejercía una intensa presión de balón que le permitía recuperar continuamente el balón tras pérdida, mientras que en el minuto 4 de partido una internada por la banda izquierda de Jordi Alba acabó en un pase de la muerte para Neymar, cuyo disparo se estrelló en un defensor cuando el público ya cantaba el gol. El rechace del tiro lo recogió Sergi Roberto y probó el chut desde fuera del área, pero nuevamente los defensores chés volvieron a repeler el peligro. Los de Luis Enrique habían dejado patentes sus intenciones, y dos minutos después fue Leo Messi quien tuvo el primer gol del partido en sus botas.

El Barça ataca y ataca, pero no marca

El argentino recibió un magnífico pase al espacio de Suárez y encaró a Diego Alves, pero su disparo fue demasiado centrado y se estampó contra los guantes del portero brasileño. El Barcelona trenzaba buenas jugadas de ataque y tenía fluidez en la línea ofensiva, pero le faltaba algo de precisión tanto en el último pase como en la definición, prueba del ansia por marcar y de quitarse los fantasmas de encima. Leo Messi estaba desatado y muy eléctrico, pero el gol no llegaba y, en el minuto 12, Neymar Jr volvió a rondarlo después de recibir un magnífico pase en profundidad de "La Pulga". Se quedó solo ante Diego Alves e intentó hacerle una vaselina, pero se quedó corta y el guardameta del Valencia pudo despejar. Los chés no salían de su propia área y cometían faltas duras que no eran penalizadas con tarjeta por Fernández Borbalán.

Más allá de eso, el partido parecía un ataque-y-gol por parte del FC Barcelona, en el que lo único que faltaba era precisamente la diana final. Pese a ello, una pérdida de Sergio Busquets en el centro del campo provocó el primer cortocircuito del partido para el Barça. Parejo recuperó un balón y combinó con Rodrigo, quien se quedó prácticamente en un mano a mano con Claudio Bravo pero no supo definir correctamente, con un tiro raso que se marchó rozando el palo derecho del cancerbero chileno. Tras la avalancha de ocasiones del primer cuarto de hora, el juego del Barcelona se enfrió ligeramente después de la ocasión de Rodrigo, mostrando una versión más a la expectativa y cediendo más posesión de balón al Valencia, que lo aprovechó para cruzar el centro del campo y acercarse al área de Claudio Bravo.

El fútbol es injusto y cruel con el Barça

En cualquier caso, Luis Suárez dispuso de una oportunidad clarísima estando a un metro de la línea de gol. Fue en un saque de córner peinado por Javier Mascherano, pero el uruguayo le dio demasiada potencia al remate y éste se marchó por encima del travesaño, en una ocasión más perdida para los intereses culés. Con el enfriamiento del juego azulgrana, el aliento del público también se rebajó un punto y el encuentro atravesó una fase de incertidumbre, tanto en el resultado como en el dominio del juego. Aunque menos frecuentes, no obstante, las ocasiones de gol siguieron fluyendo para el Barça, y en un contraataque iniciado por Claudio Bravo, un tiro potente y colocado de Messi fue repelido por Diego Alves, muy inspirado contra los culés. Los de Luis Enrique, por desgracia, pagaron su falta de pólvora con un duro varapalo. En un contragolpe aislado del Valencia, un centro-chut de Siqueira desde la banda izquierda terminó despistando a Bravo y colándose en la portería del Barça, un 0-1 muy injusto.

Gerard Piqué animó a sus compañeros tras el gol, y la afición del Camp Nou también. El Barça tenía mucho corazón, pero en algunas decisiones le faltaba la cabeza y templanza que había tenido a lo largo de toda la temporada. En el minuto 32, una nueva internada de Siqueira por la banda de Sergi Roberto volvió a generar peligro, aunque esta vez el disparo del lateral brasileño se perdió por la línea de fondo. El encuentro estaba muy abierto. Por delante en el marcador, el Valencia empezó a perder tiempo cada vez que se paraba el juego, en busca del objetivo de llegar al descanso mandando. En el minuto 38, Leo Messi dispuso de una falta peligrosa al borde del área, pero su disparo se estrelló en la barrera. Justo después, el argentino remató un balón de cabeza desde el punto de penalti, pero nuevamente Diego Alves volvió a detenerlo. Parecía que Diego Alves tenía toda la suerte que al Barça le faltaba. Y para colmo, antes de que terminara la primera mitad, una elaborada jugada de Dani Parejo, Rodrigo y Santi Mina acabó con el segundo gol del partido. Finalizado el primer tiempo, 0-2 para los chés y la Liga ardiendo para el FC Barcelona.

Leo Messi pone emoción marcando su gol 500

La segunda mitad empezó como toda la primera, con el Barça trenzando jugadas magníficas en ataque y fallando en la definición. Luis Suárez dio un pase de la muerte perfecto para Rakitic, pero con la pierna izquierda el centrocampista croata mandó el disparo fuera. Justo después de esa ocasión, Suárez cayó en fuera de juego en una nueva oportunidad de gol, y en la lucha por el balón dio un golpe involuntario con la bota a Mustafi, que aprovechó para arañar un minuto más al crono. Esas dos primeras jugadas habían sido clarificadoras de lo que sucedería en la segunda mitad; el Barça atacando continuamente y el Valencia defendiéndose con garra, y también con picardía al intentar perder tiempo cada vez que se paraba el juego. Mustafi y Diego Alves eran sin duda los mejores jugadores chés, secundados por un Abdennour también muy fiable en defensa. En el minuto 52, Lionel Messi chutó una nueva falta contra la barrera, mientras el juego se iba calentando con duras entradas del Valencia sobre Neymar, la mayoría de ellas sin ser sancionadas con tarjeta y algunas de ellas incluso sin falta. 

El arbitraje no estaba siendo flagrante en contra del Barça, pero sí dejaba algunas decisiones polémicas desfavorables para los culés, tanto en faltas no señaladas como en saques de banda señalados en contra cuando eran a favor. El caso es que el FC Barcelona no conseguía carburar como quería, y con el paso de los minutos el partido se le escapaba como la arena entre los dedos; en un mar de dudas y de oportunidades de gol erradas. Jordi Alba, Messi, Suárez, Neymar, todos estaban muy poco acertados en la definición y en el último pase, y eso condenaba al Barcelona y ponía cada vez más nervioso al público del Camp Nou. Sorprendía que en la banda, tal y como estaba el partido para el Barça en el minuto 60, no hubiera ningún jugador calentando en el banquillo del FC Barcelona. Pese a todo, una perfecta jugada trenzada en ataque del Barcelona, con un centro raso de Jordi Alba y Neymar dejando pasar el balón en un engaño magnífico, terminó en las botas de Messi, quien esta vez no falló para marcar el gol 500 de su carrera profesional y reducir distancias en el marcador.

El Barça sigue sin encontrar el camino al gol

El gol había sido un bálsamo tanto para el Barça como para la afición del Camp Nou, que fue un clamor y animó de forma constante al equipo de ahí hasta el final del partido, condenando a pitadas las continuas pérdidas de tiempo del Valencia. Los de Luis Enrique se fueron todavía más arriba pero siguieron estando demasiado acelerados en la toma de decisiones. En el minuto 70 de partido, Neymar Jr probó suerte con un disparo escorado desde la banda izquierda, que no tuvo demasiados problemas Diego Alves para detener. A falta de un cuarto de hora para el final del encuentro, el FC Barcelona todavía necesitaba marcar dos goles para ganar y mantener la ventaja en la Liga BBVA con respecto a Atlético y Real Madrid, pero éstos no llegaban. Diego Alves volvió a detener un gran disparo de Ivan Rakitic casi desde dentro del área, y parecía que la inspiración del guardameta brasileño estaba destinada a impedir la sangría de goles de un Barça cada vez más desesperado.

Luis Suárez y Neymar Jr estaban demasiado nerviosos y caían constantemente en fueras de juego y decisiones equivocadas, pero Leo Messi estaba jugando un gran partido en todas sus facetas, aunque algo errático también en la definición. El Barça se encomendaba al argentino, pero el muro defensivo del Valencia y el gran momento de Diego Alves no daban lugar al optimismo. El partido entró en los últimos diez minutos y todo seguía igual en el Camp Nou, con continuas reacciones de "ay" y "uy" entre el público y un desconcierto general. A pesar de ello, los aficionados demostraron más que nunca su barcelonismo y siguieron animando, pero cada vez daba más la sensación de que todo el pescado estaba vendido. Luis Suárez no llegaba a los remates y Neymar no estaba nada fino, ni en los regates ni en los disparos. El Barça asediaba al Valencia y los chés esperaban una opción al contraataque para matar el partido, pero nada cambió. Con una oportunidad fallada inexplicablemente por Gerard Piqué con todo a favor, y tan sólo tres minutos de añadido por parte del cuarto árbitro, el partido terminó dejando la Liga como si fuese un funambulista sobre un alambre. Faltan cinco jornadas por jugarse, y todo está por decidir. Aún así, ahora, más que nunca... ¡Força Barça!

Ficha técnica del partido: FC Barcelona 1-2 Valencia

FC Barcelona, 1: Bravo; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Neymar y Luis Suárez.

Valencia, 2: Alves; Barragán, Mustafi, Abdennour, Siqueira; Parejo, Enzo (Cancelo, 74'), Fuego; Mina (Alcácer, 60'), Gomes y Rodrigo (Gayá, 87').

Goles del partido: Siqueira, 26'; Santi Mina, 45'; Leo Messi, 63'.

Árbitro: Fernández Borbalán.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada de la Liga BBVA 2015-16, disputado en el Camp Nou.

Próximo partido: Deportivo vs FC Barcelona (Liga BBVA J34)

Próximo partido del FC Barcelona

Champions League | Vuelta
FC Barcelona
Nápoles

FC Barcelona - Nápoles

Sábado, 8 de agosto de 2020 21:00h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído